- Publicidad Top Ad -

El retumbar de los bombos se escuchaba hasta afuera del Centro de Convenciones de Guayaquil, la noche del sábado. Adentro, en el Salón de los Presidentes, los invitados eran recibidos al son de platillos y los tradicionales tambores octogonales representativos de China.

En ese espacio, hasta donde llegaron 1.500 personas, según los organizadores, el idioma oficial fue el mandarín. El estruendo de los instrumentos, que fueron usados en 1949 en ese país para orientar y movilizar a las tropas comunistas en el enfrentamiento contra los nacionalistas, celebraba esa noche la victoria del líder Mao Zedong y, por ende, los 70 años de fundación de la República Popular China.

Con motivo de la fecha, además, por primera vez se reunieron cinco colonias del país asiático, residentes en Ecuador.

LEA MÁS EN EXPRESO

- Publicidad Inline Ad -
- Publicidad InText -