Las calles de Las Vegas son un mar de gente, luces y sonidos. Entre toda la multitud, los casinos ofrecen múltiples oportunidades tanto a los turistas como a aquellos que viven allí, ya que cualquier cosa puede ocurrir en todo momento. El hecho de que el destino esté al azar hace que la gente se sienta atraída a estos lugares.

En la Strip de Las Vegas los casinos decoran las cuadras, y una de las principales características que se ofrecen allí son las máquinas tragamonedas. Y así como todo es posible dentro de un casino, un día ocurrió lo menos pensado: decenas de máquinas del casino Linq dejaron de funcionar al mismo tiempo. Los jugadores que se encontraban el 8 de agosto de 2018 en el lugar se dieron cuenta de que no se trataba de un acontecimiento normal, ya que todas las pantallas mostraban líneas de comando.

Ninguna de las máquinas tragamonedas funcionaban, e incluso personal del casino no lograba entender qué estaba ocurriendo. Ante esta situación misteriosa, muchos se preguntaron si se trataba de un hackeo, y tanto usuarios como empleados sospechaban de la convención “DEF-CON”, la conferencia hacker más importante que unos días antes había empezado en Caesars Palace, otro casino que se encuentra a pocos metros del Linq.

Para evitar este tipo de situaciones, los casinos físicos y los online ponen énfasis en la seguridad de sus usuarios. Tal es el caso del casino online Jackpot City Casino, que tiene fuertes políticas de privacidad que hacen que la experiencia de los usuarios sea excepcional y segura.

Otros hechos extraños ocurrieron en la ciudad días antes: las pantallas de los ascensores del hotel Flamingo, ubicado frente al Linq, sólo mostraban un fondo negro con números.

Sin embargo, ninguna de las teorías pudo ser probada. El vocero del Linq explicó que en el momento que ocurrieron los hechos personal del casino estaba supervisando las actividades y que no existió evidencia de que haya ocurrido un hackeo.

El personal del casino aseguró que una falla en las máquinas es normal, aunque no simultánea y masivamente. Todos los usuarios que habían introducido dinero en ese momento lo perdieron, ya que el casino no se responsabilizó por lo sucedido.

Es por eso que es necesario un intenso control de seguridad, ya que garantizar la diversión de los usuarios de forma segura debe ser una prioridad. Si bien no se ha dado a conocer la real razón de por qué fallaron las máquinas tragamonedas aquél día en el Linq, y tampoco se conoce si el casino sabe, lo cierto es que el episodio continuará siendo un misterio y será recordado como el día en que el juego falló en Las Vegas.

Confirmado.net

Etiquetas : DEF-CONJackpot City CasinoLas Vegas
A %d blogueros les gusta esto: