«Un hombre puede ser destruido