close

Relacionan tanto la abstinencia a largo plazo como el consumo excesivo de alcohol con el riesgo de demencia