Plaza berlinesa: entre entusiasmo deportivo y recuerdo del terrorismo