Más pruebas de que Alaska fue una autopista para los dinosaurios