La plutocracia retorna al Estado