Fumar y beber daña las arterias incluso en la adolescencia