EL ODIO POLÍTICO LE HACE MAL AL PRESIDENTE MORENO