ECUADOR QUEDA COMO ESTADO PERSECUTOR