Deudores al Estado: perdón y olvido