En esta semana no habrá apagones, ¿y en noviembre? y ¿si gana otro Gobierno de derecha?

Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.
- Advertisement Article Top Ad -

La tarde de este martes 3 de octubre, el Ministerio de Energía y Minas, anunció apagones, en sitios no especificados del Ecuador, entre las 16:00 y 17:30, que se podrían prolongar hasta el jueves 5. Pero luego de algo más de tres horas, en rueda de prensa, el ministro Fernando Santos Alvite se retractó y argumentó que solamente se trató de una alerta.

La incertidumbre en torno a si hará falta comprar velas y linternas se mantiene entre los ecuatorianos. Eso más allá de las explicaciones y del video que compartió la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia, en donde en menos de dos minutos, Santos Alvite culpa a Colombia y jura que no habrá apagones hasta el jueves 5. Nadie sabe qué pasará en unos días y en noviembre, para cuando será urgente contratar la provisión de energía.

La desconexión (apagón), registrada ayer, en ciertas zonas de Quito y del Ecuador, ocurrió porque disminuyó la transferencia de energía que recibe Ecuador desde Colombia, por mantenimientos en la infraestructura eléctrica de la zona sur del país vecino. Por eso dejaron de recibir unos 200 megavatios.

Así justificó el apagón de ayer y la supuesta alerta de más apagones de hoy, Gabriel Argüello, director Ejecutivo del Operador Nacional de Electricidad (Cenace). Él también aseguró que para el jueves estará disponible la energía de la Central Sopladora, que estaba en mantenimiento. Así, dijo, suplirán el déficit de transferencia desde Colombia.

- Advertisment Article Inline Ad -

Según Gonzalo Uquillas, gerente General de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec EP),  para enfrentar el estiaje que afecta a las principales hidroeléctricas de Ecuador, han tomado previsiones con las empresas del sector. 

La demanda anual ha crecido un 12% en el país, justificó. Esta semana, detalló, ingresaron 300 megavatios de potencia provenientes de varias centrales, luego de culminar los mantenimientos. “Trabajamos para maximizar la transferencia desde Colombia y potenciamos las principales termoeléctricas. Exhortamos a la ciudadanía a cuidar los recursos energéticos”, dijo Uquillas.

Pero hay un problema de fondo. A la ausencia de lluvias, que ha provocado el más grave estiaje en el país, en los últimos seis años, se suma a la falta de mantenimiento de las centrales hidroeléctricas.

El 12 de septiembre, en una entrevista publicada por El Universo, Uquillas, gerente de Celec, ya advirtió que hasta noviembre deberían finiquitar un contrato para importar gas natural o Ecuador volvería a registrar cortes de energía eléctrica, apagones.

Esto suena irreal, si se recuerda que en 2016, hace siete años, en el gobierno de Rafael Correa las noticias decían que Ecuador exportaba electricidad hacia Colombia y Perú. Esto una vez que Coca Codo Sinclair y Sopladora estaban en funcionamiento. Era la época en la que se construyeron centrales hidroeléctricas.

Según las autoridades del sector eléctrico, el problema ahora es que el Estado ya no tiene recursos para invertir. La prioridad pareciera ser dar paso a que el sector privado invierta, según especialistas.

Desde que Guillermo Lasso llegó al poder han pasado dos años y cinco meses y Ecuador ha retrocedido. La ciudadanía recuerda que entre 1992 y 1993 y en 1995 se vivió una crisis energética. Sixto Durán Ballén es recordado por los apagones que sufrieron los ciudadanos, con la llamada Hora de Sixto. ¿Otra ‘obra’ del Gobierno de Guillermo Lasso viene en camino? No solo deja al ecuatoriano sin medicamentos en los hospitales públicos, sin seguridad y sin empleo.

Los gobiernos de los socialcristianos, de la Izquierda Democrática y de banqueros como Lasso no intervinieron en el sector eléctrico. El dinero se iba en la importación de energía, en manos, por ejemplo, de empresarios a cargo de activar turbinas. Si no llovía ocho días en Paute, había apagones seguros. Durante esos gobiernos no se invirtió en este campo. En un solo año hubo 200 días de cortes, a mediados de los noventa. La intención era vender las hidroeléctricas.

Hasta para los analistas es claro que el país ha retrocedido. Y que esta alerta de nuevos apagones podría ser crucial, para los votantes indecisos, de cara a las elecciones del 2023.

“Con un 32% de indecisos y un 38% de encuestados que creen que (Daniel) Noboa haría un gobierno igual al de Lasso, según Perfiles de Opinión (26 de septiembre), este anuncio (de apagones) podría ser un gran elector”, escribió Pedro Donoso, en su cuenta de X.

El ecuatoriano que aún no sabe por quién votar debe decidir entre Daniel Noboa, hijo del hombre más rico del Ecuador, representante de la derecha y el candidato de Lasso, o Luisa González, originaria de Canuto, de la Revolución Ciudadana, quien trabajará por el bienestar de la gente.

Confirmado.net

- Advertisement Article Bottom Ad -