¿Evo Morales o Luis Arce? El MAS definirá en primarias su candidato a presidente de Bolivia

Foto: Sputnik / Ana Delicado Palacios
- Advertisement Article Top Ad -

La decisión de Evo Morales de postularse a la presidencia de Bolivia para los comicios de 2025 tuvo amplias repercusiones en el ámbito político. Sputnik consultó a analistas para que evalúen el escenario tras el anuncio del exmandatario.

El 24 de septiembre, el expresidente Evo Morales (2006-2019) dio a conocer su intención de postularse como candidato a jefe de Estado para las elecciones generales 2025.

Desde el Gobierno de Luis Arce sostuvieron que, de acuerdo a la ley, el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) debería resolverse en elecciones primarias, que posiblemente enfrentarían al líder aymara con el actual mandatario.

El ejecutivo boliviano, asimismo, aseguró que en estos días está abocado a la gestión. Y que se abrirán a debatir candidaturas presidenciales en 2024.

- Advertisment Article Inline Ad -

No obstante, algunos sectores de la oposición ya empezaron a hablar también de postulaciones. Se mencionó el nombre del líder de Comunidad Ciudadana (CC), el expresidente Carlos Mesa (2003-2005); así como del exmilitar y actual alcalde de Cochabamba, Manfred Reyes Villa.

Analistas consultados por Sputnik evaluaron cómo se podría desenvolver el escenario político a partir del anuncio de Morales, que definitivamente profundiza su distanciamiento con el Gobierno de Arce, quien fuera el ministro de Economía durante su mandato presidencial.

Para el politólogo Carlos Moldiz, el actual cargo de presidente del MAS que tiene Morales puede ayudarlo al momento de realizar primarias. Asimismo, “hay personas que quieren utilizar hasta asuntos personales para inhabilitar al expresidente”.

También, “hay otros que incluso no le temen a la postulación del expresidente, porque tienen información de que no mediría tan alto en las encuestas”, comentó el analista.

De todos modos, Moldiz consideró que la resolución de este debate incluye “a muchos más actores que simplemente el evismo, el antievismo, o arcismo u oficialismo. Se me hace imposible adivinar cómo se resolverá”.

Lo cierto es que en Bolivia “a la gente le gusta ir a elecciones. Y se enfada cuando tardan en llegar o no llegan”, indicó el experto. En este sentido, “algunos apostarán a jugar con este compromiso boliviano con la democracia, otros seguramente tratarán de inhabilitar postulaciones“, evaluó Moldiz.

Si bien Morales tiene sus bases fuertes en el trópico de Cochabamba (centro), “en la ciudad de El Alto [contigua a La Paz y la segunda urbe más poblada del país] claramente no están muy orientados hacia el evismo. Para el expresidente va a ser difícil imponerse sobre condiciones muy objetivas”.

El 27 de septiembre, el exmandatario aclaró en conferencia de prensa que respetará la realización de elecciones primarias en el MAS. “Por normas, se respeta eso, quien sea se presente: nuevas generaciones, hombres, mujeres, si hay dos, tres, cuatro en la primaria”, señaló Morales.

La recuperación de la senda

El analista Gabriel Villalba indicó a Sputnik que “en 2020 estaba claro para la militancia del MAS que en 2025 sería Evo Morales el candidato. Luis Arce y [el vicepresidente] David Choquehuanca fueron designados para que en un período recuperen la senda económica y democrática por la cual transitaba Bolivia desde 2006”.

“Posteriormente debían delegar la conducción del proceso de cambio al líder Evo Morales“, sostuvo Viilalba. “Presentarse por un período más no estaba en su mandato principal por el cual Arce y Choquehuanca habían llegado al poder”.

En todo caso, “el MAS va a cumplir con la Ley de Organizaciones Políticas, según la cual se deben realizar elecciones primarias en el marco de legalidad”, afirmó.

Del 3 al 5 de octubre venideros se realizará en la localidad de Lauca Ñ, en el trópico cochabambino, un congreso nacional del MAS, convocado por Morales en abril pasado.

“No creo que ahí se defina la candidatura única de Evo Morales, porque previamente el MAS debe cumplir requisitos formales establecidos en la Ley de Organizaciones Políticas”, comentó Villalba.

Pero sí se elegirá una nueva directiva del partido, también acordarán un documento que incluya propuestas para el Gobierno nacional.

Movimientos en la oposición

En la oposición, algunos comenzaron a apuntarse para la presidencia. Uno de ellos fue Manfred Reyes Villa, quien en 2009 ya había competido y perdido en elecciones contra Morales. Desde ese momento se esfumó durante 10 años, hasta que regresó a Bolivia con el golpe de Estado de 2019.

“Vamos a ver si soy candidato en 2025. En política todo puede ocurrir. Yo no pensaba ser alcalde. Yo podía ir a la Gobernación, pero para qué iba a ir a esa instancia a pelearme con el Gobierno”, dijo el alcalde cochabambino a la prensa.

Cuando Reyes Villa huyó del país en 2009 lo perseguían varios procesos judiciales por presuntos malos manejos de recursos públicos durante su mandato como gobernador de Cochabamba. Pero bajo el Gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020) quedó libre de culpa.

“Siempre están las posibilidades abiertas y no hay que cerrarse a nada, aunque en este momento yo estoy dedicado a hacer gestión”, declaró Reyes Villa.

Por su parte, la senadora Andrea Barrientos, de Comunidad Ciudadana, aseguró al medio local La Razón que Carlos Mesa “es el presidente que necesita este país”.

Sin embargo, aclaró que es muy pronto para hablar de candidaturas: “Estamos trabajando mucho. Estamos trabajando en las calles, con la gente. Estamos muy enfocados en hacer una buena gestión”.

Moldiz advirtió que en Bolivia,”la verdadera cabeza, fuerza e iniciativa de la oposición siempre ha venido de lugares que sabemos están fuera de los límites nacionales”.

Luis Arce asumió la presidencia de Bolivia tras ganar como candidato del MAS las elecciones de octubre de 2020, en las que obtuvo más del 55% de los votos. El triunfo puso fin al gobierno de facto de Jeanine Áñez (2019-2020), instaurado tras el golpe de Estado de 2019 contra Evo Morales.

El 10 de noviembre de 2019, Morales dimitió como presidente ante las presiones de las Fuerzas Armadas y las protestas en su contra. Luego de exiliarse en México y en Argentina, el exmandatario y líder del MAS retornó a Bolivia, tras un año en el exterior, en noviembre de 2020.

Con información de Agencia Sputnik

- Advertisement Article Bottom Ad -