Propuestas y programas | Por Juan Cárdenas

Foto: Archivo
- Advertisement Article Top Ad -

Arrecian los pronunciamientos y las más variadas e increíbles propuestas por parte del joven heredero, fiel representante de la vieja derecha antediluviana y explotadora, convencido de que la inmensa mayoría somos pobres porque queremos, no por las injustas relaciones de producción, en las que el capital es el dios de los insaciables, por sobre los legítimos intereses y garantías de los asalariados que con su trabajo generan riqueza y plusvalía que atesoran los capitalistas, en tanto a sus obreros les tiran migajas salariales, consumando la inequidad que esconden en los paraísos fiscales.

El binomio de los reaccionarios, a cuyo séquito le apesta el pueblo engañado con bagatelas y dádivas, con sus divas que asquean de los abrazos y besos de los humildes, se encuentra en la encrucijada de esconder a sus auspiciantes como el traidor que les alquiló su partido y el de la familia. Pero cada vez se descubren de cuerpo entero, con sus tenebrosos anuncios de privatizar la educación, la salud, la seguridad social y ciudadana, las obras públicas, la vialidad, la vivienda, ¡todo!, porque su consigna es hacer muy buenos negocios con el patrimonio de los ecuatorianos, cual si se tratara de una hacienda bananera…

Su compañera de fórmula que desprecia y aborrece la educación pública y gratuita, pese a haberse graduado de bachiller en un colegio fiscal, se ratifica en sus proclamas privatizadoras para que desaparezca el Estado y entonces, ¡sálvese quien pueda!, mantiene el criterio de que “el feminismo se trata de mujeres anormales”, que “las mujeres embarazadas y madres no pueden ganar igual que los hombres”. ¿Entendieron? Ni yo. Y de los impuestos, ni hablar.

Como discípula del Aparicio, cree que no se debe pagar los impuestos, ignorando deliberadamente que la evasión tributaria es un grave delito de defraudación fiscal. Sólo para recordarle, señora: Al Capone no fue a prisión por sus crímenes, sino por evadir los impuestos. Pero es difícil que entienda, embebida con el ideario de los extremistas fascistas Vox y Milei. Y para que le quede bien claro al Danielito, dice que fue ella quien le eligió, no al contrario, por lo tanto, tendrá que aplicar sus “iluminadas” ideas en materia económica. Allí sí, estaríamos fritos. Pero vuelvo con la frase de la vecina: “no se va a poder mis bonitos”

- Advertisment Article Inline Ad -

Para no quedarse atrás el niño rico también se manda lo suyo, afirmando que los pobres roban en las tiendas para que les metan presos y tener comida y medicinas gratis. Quiere volvernos a las ordalías de la Edad Media. ¡Qué dupla!, con razón que el jovencito se adelantó en asignarle como segunda mandataria un papel de relleno, atendiendo a los migrantes a quienes por definición odian los neonazis como Trump, Vox y otros de la misma calaña, que ella tanto admira. Para desviar la atención generada por tan insólitos anuncios, el heredero banquero y exportador bananero, con toda la frivolidad se declara de centroizquierda. Qué risa, oiga…

No nos hagamos problema y votemos por las certezas probadas, por la Revolución Ciudadana, por Luisa y Andrés y su programa serio, realizable y emergente, ¡PARA VOLVER A SER PATRIA!

Por Juan Cárdenas

- Advertisement Article Bottom Ad -