Los talibanes prohíben los salones de belleza para mujeres en Afganistán

Talibanes se tomaron el Palacio Presidencial de Afganistán. IMAGEN DE ARCHIVO
- Advertisement Article Top Ad -

“Miles de familias encabezadas por mujeres perderán fuentes de ingresos. Esto es realmente difícil para nosotras para sobrevivir y es una especie de tortura para nosotras”, dijo una maquilladora en un centro de estética de Kabul.

Desde la llegada al poder de los fundamentalistas hace un año y medio, las mujeres han experimentado un retroceso en materia de derechos, con restricciones como la segregación por sexos en lugares públicos, la imposición del velo o la obligación de ir acompañadas por un familiar masculino en trayectos largos.

A esta lista de recortes se incluyó el pasado diciembre la prohibición para trabajar en oenegés o estudiar en la universidad, una orden que sucede a la prohibición a la educación secundaria femenina impuesta desde que los talibanes llegaron al poder.

La realidad que viven las afganas a día de hoy se asemeja cada vez más a la época del primer régimen de entre 1996 y 2001, cuando en base a una rígida interpretación del islam y su estricto código social conocido como pastunwali prohibieron la asistencia femenina a las escuelas y recluyeron a las mujeres en el hogar.

- Advertisment Article Inline Ad -

Lea más en Deutsche Welle

- Advertisement Article Bottom Ad -