El necesario resurgimiento de Unasur | Por Ernesto Samper Pizano

Foto: El País
- Advertisement Article Top Ad -

El encuentro convocado y liderado por el presidente Lula, que se lleva a cabo en Brasil, donde se reúnen los presidentes suramericanos, es un espacio inmejorable para recordar el alto precio que pagamos en América Latina por congelar Unasur durante estos años.

Nunca antes habíamos necesitado tanto del diálogo político y la integración como ahora. Debemos retomar sin mayores dilaciones la regionalización desde el Sur con el mismo espíritu y dinamismo que dio nacimiento al proceso más complejo de integración alcanzado en esta parte del mundo que fue y debe volver al bloque sudamericano.

Después de atravesar el desierto de la pandemia, sin integración de América Latina y el Caribe, la región confirmó que no hay mejor camino para la superación de sus crisis que el diálogo plural, sostenido y apoyado por una institucionalidad multilateral alejada de los fundamentalismos ideológicos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El panorama es alentador: los Gobiernos progresistas están enfocados en la construcción de región a través de consensos de futuro, alejados de apuestas ideológicas, para enfrentar desafíos como el manejo de la pospandemia, el cambio climático y el impacto colateral de la guerra de Ucrania y Rusia. Por eso, evidenciamos hoy, en Brasil, la oportunidad real de relanzar la integración de América Latina y el Caribe dándole vida a una nueva Unasur.

- Advertisment Article Inline Ad -

América Latina necesita hoy el espacio colectivo de Unasur para acordar políticas públicas inaplazables en materias como salud, educación, defensa, infraestructura, cambio climático y ciudadanía dando alcance a resultados concretos obtenidos en distintos campos. Pero aún más, necesita meterle pueblo al proceso de integración: hay que invitar a los campesinos, trabajadores, empresarios y académicos: no puede seguir siendo un espacio de encuentro entre élites desconectadas.

Unasur debe ser la respuesta a las necesidades del ciudadano suramericano, el sitio donde se generen políticas sociales regionales a favor de las necesidades más básicas de las personas, como la movilidad humana con un enfoque de ciudadanía regional, un banco suramericano de precios de medicamentos para que sean menos costosos los tratamientos, o programas de vacunación a escala regional, entre otros.

Más información en El País

- Advertisement Article Bottom Ad -