Elecciones a la vuelta de la esquina | Por Juan Cárdenas

Foto: Archivo
- Advertisement Article Top Ad -

A ver: vamos a decretar la muerte cruzada por grave conmoción interna. No, no, esperen. Es que ayer dije en la finada Asamblea que el país gozaba de paz, prosperidad y estabilidad. Bueno pues, ¡qué chuch…! Mejor digamos que por obstruir mi plan de gobierno. Esperen, ¿tenemos un plan de gobierno? ¿no? ¡Uta!, la falla. Entonces, ¿qué hacemos? Digan algo, no se queden mudotes, ¿no son ustedes los asesores? ¿Ya hablaron con la CC?: que tenga lista la resolución para rechazar cualquier pataleo de la oposición. Yo me encargo de declarar que decidí la muerte cruzada porque descubrimos que el juicio político en la Asamblea Nacional era un macabro plan para ganarnos las próximas elecciones y tomarse el control de las instituciones del Estado. Eso es gravísimo como para mandarles a la casa, especialmente a los 47 odiosos de la RC; a propósito, ¿cuántas demandas presentaron en la CC? ¿Ni una? Algo traman los correístas. Yo sinceramente quise acabar con ellos; pero nos salió el tiro por la culata y lo que destruimos fue al País…

¿Qué pito toca la cúpula militar y policial, declarando la constitucionalidad del Decreto Ejecutivo 741?, porque la Carta Magna le asigna esa facultad a la Corte Constitucional, no a los uniformados que en teoría son obedientes; pero rato de la hora meten nomás su cuchara. Eso es contrario a Derecho. Analicemos los hechos y conductas: el juicio político en contra del presidente Lasso estaba en la etapa final de debate y votación, juicio que se inició solamente cuando la Corte Constitucional se pronunció mediante su dictamen favorable y vinculante. ¿Qué les parecería si alguien sometido a juicio, al presumir que lo va a perder, le manda a la casa al juez y con ello se queda libre de polvo y paja? Exactamente eso hizo el que sabemos: defenestró a sus juzgadores para que no le condenen. Así de sencillo. Y la CC permitió que su admisibilidad quede en letra muerta, con tal de no desagradar a los herederos del Truijillato.

Por ahora la situación está definida: disuelta la Asamblea mediante decreto oleado y sacramentado, el 24 de mayo el CNE convoca a elecciones de Presidente, Vicepresidente y Asambleístas para lo que queda del actual periodo interrumpido por la muerte cruzada, las mismas que se celebrarán el domingo 20 de agosto. La segunda vuelta será en 45 días y el nuevo gobierno y la Legislatura asumirán sus funciones en noviembre del presente año hasta mayo del 2025. El tiempo apremia, los partidos y movimientos han comenzado la búsqueda de candidatos. Para la mayoría de actores electoreros va a ser difícil armar binomios y listas, pues con su oportunismo y ambiciones dilapidaron la confianza de sus electores. Allá ellos, que se hagan cargo de su politiquería utilitaria.

En la Revolución Ciudadana, Lista 5, hay un fervor creciente que ya se sintió el pasado domingo 14 de mayo cuando nuestros compañeros y compañeras asumieron en todo el país el mayoritario mandato popular en los organismos seccionales. La nuestra es una tarea colectiva de recuperar el Estado incluyente y solidario a través de nuestra maravillosa RC. Podemos escoger entre una pléyade de patriotas progresistas con quienes nos une el fervor por VOLVER A SER PATRIA. Y en reconocimiento a la firmeza, consecuencia, lealtad, dignidad y transparencia que demostraron los 47 compañeros de nuestra Bancada en la Asamblea Nacional, deben ser reelectos. A ellos se agregará el nuevo contingente elegido en mayoría por la voluntad popular.

- Advertisment Article Inline Ad -

Por Juan Cárdenas

- Advertisement Article Bottom Ad -