Biden pronunció su discurso del estado de la Unión ante un Congreso dividido y la opinión pública desfavorable

Foto: Global Times
- Advertisement Article Top Ad -

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronunció su discurso sobre el estado de la Unión ante el Congreso el martes por la noche en medio de una opinión pública desfavorable.

Este es el segundo discurso sobre el estado de la Unión de Biden desde que asumió el cargo en enero de 2021 y el primero de su tipo ante un Congreso dividido, con los republicanos en control de la Cámara de Representantes tras las elecciones de mitad de período del año pasado y los demócratas aún a la cabeza en el Senado.

Los comentarios, en horario de máxima audiencia, se produjeron una semana después de que una encuesta de Gallup mostrara que la mayoría de los estadounidenses siguen siendo pesimistas sobre cómo van las cosas en Estados Unidos, con solo el 23 por ciento diciendo estar satisfechos, mientras que más de tres cuartas partes de los encuestados se mostraron insatisfechos.

Mientras tanto, la calificación general del desempeño de Biden continúa devaluada.

- Advertisment Article Inline Ad -

Según el rastreador de encuestas de EE. UU. FiveThirtyEight, el índice de aprobación del demócrata era del 43,2 por ciento hasta el martes, mientras que la desaprobación del trabajo que está haciendo era del 52,3 por ciento, mostrando cómo la mayoría de los estadounidenses tienen una visión negativa de su gestión de la economía del país.

Sin embargo, Biden dedicó una parte de su discurso del martes a la economía, promocionando indicadores como el bajo desempleo y la desaceleración de las tasas de inflación.

Pero la inflación en Estados Unidos todavía se encuentra en un nivel alto poco usual y muchos economistas siguen preocupados por la posibilidad de que la economía de Estados Unidos caiga en una recesión a finales de este año.

Biden también utilizó el discurso para pedir al Congreso que eleve el techo de la deuda. El Gobierno federal alcanzó su límite de endeudamiento el mes pasado y está tratando de evitar sobrepasar el actual techo de 31,4 billones de dólares estadounidenses e incumplir sus obligaciones.

El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien se sentó detrás de Biden durante su discurso ante la sesión conjunta del Congreso junto con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo el pasado lunes que “dejar de pagar nuestra deuda no es una opción” sino “un aumento responsable del límite de la deuda que comience a eliminar los gastos innecesarios de Washington y nos coloque en el camino hacia un presupuesto equilibrado”, lo cual es el lugar correcto por donde comenzar.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, advirtió recientemente que un impago de Estados Unidos “causaría un daño significativo” a la economía mundial.

“Sería muy dañino para los consumidores estadounidenses si Estados Unidos entra en impago, eso elevaría las tasas de interés”, dijo Georgieva a CBS News durante una entrevista. “Y si a la gente no le gusta la inflación hoy, no le va a gustar nada lo que pueda pasar mañana”.

Con información de Agencia Xinhua

- Advertisement Article Bottom Ad -