Por ahora, el precio de la gasolina ha bajado, pero no hay nada seguro.

Los precios del gas natural en Europa cayeron a finales de 2022 a 76 euros (80 dólares) por megavatio hora (MWh), muy cerca de los 75 euros registrados en diciembre de 2021, antes del inicio de la guerra en Ucrania.

En agosto de 2022, debido a la escasez provocada por el recorte del suministro ruso, los precios en la Unión Europea (UE) alcanzaron un máximo histórico de 350 euros por MWh. Ante este gran aumento, los compradores europeos lograron cubrir su suministro de cara al invierno, importando gas natural licuado (GNL) de otros países.

¿Se terminó la crisis?

Los expertos afirman que, por ahora, que los precios del gas están bajando, lo peor ya pasó. Sin embargo, «eso no significa que la crisis energética terminó», dijo a DW Toby Copson, responsable mundial de comercio de Trident LNG.

- Advertisment Article Inline Ad -

El próximo invierno podría ser más duro: «Qué tan difícil será, dependerá del clima, la demanda china y la disponibilidad de GNL», afirmó Adi Imsirovic, investigador del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford.

Europa está mejor que el año pasado debido a varios factores: temperaturas más suaves de lo normal, menor uso de la calefacción, altas cantidades de suministro y más oferta disponible, debido a que China, golpeada por una ola de COVID, se ha ausentado del mercado.

Más información con Deutsche Welle

- Advertisement Article Bottom Ad -