El sindicato se pronunció luego de que Bélgica, Dinamarca, Inglaterra, Alemania, Países Bajos, Suiza y Gales renunciaran a usar brazaletes "One Love", presionados por la FIFA.

.”El decepcionante final de esta acción coordinada para expresar el apoyo a la igualdad y la inclusión no puede representar una disuasión para que los futbolistas expresen sus opiniones. Los futbolistas deben tener derecho a expresar su apoyo a los derechos humanos dentro y fuera del terreno de juego y apoyaremos a todos aquellos que utilicen sus propias plataformas para hacerlo”, afirmó FIFPRO.

El sindicato, que preside el español David Aganzo, defendió esta opinión después de que las federaciones de Bélgica, Dinamarca, Inglaterra, Alemania, Países Bajos, Suiza y Gales renunciaran a que sus capitanes portaran los citados brazaletes cuando la FIFA confirmó que recibirían sanciones deportivas por ello.

“Principalmente no estamos de acuerdo con la premisa de que los capitanes se enfrenten a sanciones que afecten su capacidad para competir en la Copa del Mundo debido a una acción colectiva llevada a cabo por los equipos, las federaciones y sus dirigentes. Al llevar los brazaletes, los capitanes habrían sido los transmisores de una acción colectiva” y “hacer recaer sobre ellos la amenaza de una sanción es un error”, señaló en un comunicado.

- Advertisment Article Inline Ad -

FIFPRO lamentó el desenlace de esta situación, pese a reconocer que existe un reglamento de la Copa Mundial de la FIFA sobre las equipaciones, que fue aprobado previamente por las asociaciones participantes y que prescribe el uso de brazaletes específicos para los capitanes.

Más información en Deutsche Welle

- Advertisement Article Bottom Ad -