imagen web

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) – Un grupo de mujeres ha protestado este lunes en la capital de Afganistán, Kabul, por la prohibición que las autoridades instauradas por los talibán han impuesto sobre la educación a partir de sexto grado y por privar a las mujeres de trabajar.

“Hacemos un llamamiento a Naciones Unidas y a la comunidad internacional para que nos presten atención y salven a las mujeres de estas violaciones de sus derechos”, ha protestado Marghalare, exempleada del Ministerio del Interior afgano, según ha recogido el portal de noticias Tolo.

Algunas jóvenes han llegado a mostrar sus documentos educativos en grandes pancartas. “El documento que tenemos en nuestras manos es inútil porque todas estamos en casa y no tenemos trabajo”, ha precisado Shokoria, una de las manifestante.

- Advertisment Article Inline Ad -

La protesta, convocada por el Movimiento de Mujeres Poderosas de Afganistán, ha sido reprimida por las autoridades policiales del país con violencia, intimidación y humillación. Según los testigos, los agentes habrían roto estas pancartas para dispersar a la multitud, tal y como ha recogido la agencia de noticias Jaama.

Esto se produce después de que el relator especial de la ONU sobre la situación de los Derechos Humanos en Afganistán, Richard Bennett, afirmara que en el país se han establecido severas restricciones y barreras destinadas a hacer que las mujeres sean “invisibles” en la sociedad, un revés que calificó de “sin precedentes”, según la citada agencia.

Las autoridades talibán han hecho frente a críticas por el cierre de centros educativos y la exclusión de las alumnas de los mismos, en medio de una batería de medidas discriminatorias contra las mujeres que las alejan de sus puestos de trabajo y rigen aspectos de su vida diaria.

Desde entonces se han registrado protestas, lideradas por mujeres, esporádicas en Afganistán para demandar derechos. Las distintas políticas aplicadas por los talibán han sido condenadas por organismos de Naciones Unidas y por la comunidad internacional.

Las mujeres han sufrido retrocesos en el ámbito laboral, pero también en la educación, hasta el punto de que Afganistán es, a día de hoy, el único país del mundo que impide el acceso a las niñas a la educación secundaria. Unos 3,4 millones de niñas y adolescentes están fuera del sistema educativo, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Con información de EUROPA PRESS / Confirmado.net

- Advertisement Article Bottom Ad -