Reforma tributaria de Petro en Colombia entra en etapa clave

- Advertisement Article Top Ad -

La administración de Gustavo Petro en Colombia afronta, dos meses después de asumir, acaso su reto más importante. En el Congreso legislativo se debate una reforma tributaria con la que busca recaudar 5.000 millones de dólares adicionales en 2023, en parte para financiar su política de “paz total”.

Con los fondos prevé, entre otras cosas, fortalecer el cumplimiento del Acuerdo de Paz firmado en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y abrir negociaciones con grupos ilegales para que renuncien a las armas.

“La paz, este Gobierno la entiende desde toda la garantía y acceso a derechos y servicios sociales del Estado, sumado al Acuerdo de Paz. Toda esa oferta social es la que realmente materializa la paz. Para toda esa inversión se está adelantando la reforma, que busca recaudar el monto más alto en nuestra historia, a pesar de algunos puntos polémicos, como la eliminación de exenciones tributarias a las empresas”, dijo a la Agencia Sputnik la diputada Catherine Juvinao, de la coalición gunerbamental Pacto Histórico (izquierda).

Para la parlamentaria, el Congreso de la República debe comprometerse a edificar el camino a la paz con el respaldo a la implementación del acuerdo entre el Estado y las FARC y la reanudación de las conversaciones con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), a través de la aprobación de la reforma tributaria.

- Advertisment Article Inline Ad -

“Sin duda, es un imperativo que la reforma tributaria tenga éxito porque de ello depende que todo un plan de Gobierno refrendado por 11 millones de personas se haga realidad en materia de paz, y de manera integral, en educación, empleo y vivienda. Desde el Congreso, nuestra labor tendrá que ser reforzar la construcción de puentes de diálogo para que el Gobierno pueda tener en cuenta las preocupaciones de los gremios y que los empresarios entiendan la necesidad de que tienen que poner un poco más”, comentó.

La reforma tributaria fue una de las principales propuestas de Petro en campaña y, en gran parte, está dirigida al sector privado porque busca eliminar beneficios tributarios a las empresas, gravar con mayor fuerza a los sectores petrolero y de carbón, aplicar una sobretasa de 5% al sector financiero y de 3% a las hidroeléctricas, y adoptar un impuesto a la industria de bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados.

La semana pasada, el proyecto dio un paso importante al ser aprobado en las comisiones económicas del Senado y de la Cámara de Representantes. Ahora pasará a ser debatido por los plenos de ambas cámaras en simultáneo en carácter de urgente.

APOYO EMPRESARIAL

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal, dijo a esta agencia que el gremio está dispuesto a participar en la política de paz del Gobierno y hasta ofreció la presencia de su organización en la estructuración de diálogos.

“Nosotros hemos ofrecido y participado ya en reuniones. Nuestro compromiso, participación y presencia, como lo hemos hecho en procesos de paz anteriores, está, y en ese sentido se lo hemos manifestado al Gobierno Nacional”, confirmó Cabal a esta agencia.

En ese sentido, detalló que los empresarios concuerdan en la necesidad de obtener mayores ingresos fiscales para la Nación y, en su medida están en condiciones de a aportar más recursos a través de la reforma tributaria para la construcción de la paz.

No obstante, le pidió al Gobierno reconsiderar algunos puntos del proyecto que afectarían a los comerciantes, como gravar con la tarifa plena del IVA (19%) a los pasajes aéreos, medida que, según el dirigente, iría en contra de la política de turismo y paz que pregona el Gobierno.

“Hemos planteado que el Gobierno no elimine la exención que tiene el IVA de los tiquetes, que pasaron de 19% a 5% por la pandemia, ni que se genere un nuevo IVA a los hoteles porque en virtud del encarecimiento, más la inflación y el alza en la gasolina, el turismo se va a volver muy costoso”, puntualizó Cabal.

Días atrás, el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, dijo a la opinión pública que la reforma tributaria y el proyecto de Presupuesto General de la Nación, que también surte su proceso en el Congreso, buscan además mayores recursos para la financiación de la reforma agraria en 2023 a través de la compra de tierras improductivas para entregarlas a campesinos y beneficiar sus economías, como método para la construcción de igualdad y paz.

“La reforma agraria por supuesto debe ser financiada. Por lo tanto, si hay compra de tierras, tendrá que ser financiada”, manifestó Ocampo.

Esta semana, el ministro viajó a Estados Unidos para presentar el proyecto ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial e inversionistas extranjeros. En principio, el FMI acogió la iniciativa positivamente y destacó que “va en la dirección correcta” para la recomposición de las finanzas públicas del país.

Con información de Agencia Sputnik / CONFIRMADO.NET

- Advertisement Article Bottom Ad -