Un cohete Soyuz despegó este 21 de septiembre rumbo a la Estación Espacial Internacional (ISS) desde Baikonur, en Kazajistán, con dos rusos y un estadounidense a bordo, en medio de tensiones por invasión de Ucrania.

“La estabilidad es buena (…), la tripulación se siente bien”, declaró un comentarista de la NASA tras el despegue, retransmitido en directo en los sitios de las agencias espaciales estadounidense y rusa.

El cohete ruso despegó a la hora prevista, las 13H54 GMT, desde las estepas de Kazajistán, dejando tras de sí una estela de humo en un cielo grisáceo, según las imágenes.

Esta misión del estadounidense Frank Rubio, de la NASA, y de los rusos Serguéi Prokópiev y Dmitri Petelin, de la agencia espacial rusa Roscosmos, representa un raro signo de cooperación entre Moscú y Washington, cuyas relaciones están en su nivel más bajo.

- Advertisment Article Inline Ad -

Rubio, el primer astronauta estadounidense en viajar tras invasión de Rusia

Rubio es el primer astronauta estadounidense en viajar a la ISS en una nave rusa desde el inicio de la intervención militar de Moscú en Ucrania el 24 de febrero.

La tripulación pasará seis meses en la ISS, donde se sumarán a los cosmonautas rusos Oleg Artemiev, Denis Matveiev y Serguéi Korsakov, los astronautas estadounidenses Bob Hines, Kjell Lindgren y Jessica Watkins, y la astronauta italiana Samantha Cristoforetti.

Lea más en Deutsche Welle

Confirmado.net / DW

- Advertisement Article Bottom Ad -