El Presidente Xi Jinping señaló que actualmente el mundo está experimentando cambios drásticos y una pandemia, ambos nunca vistos en una centuria, a que se suma la constante aparición de desafíos de seguridad de toda índole.

En la noche del 22 de junio, el Presidente Xi Jinping asistió de manera virtual a la Inauguración del Foro Empresarial del BRICS, y pronunció un discurso principal titulado Mantenernos al tanto de la Tendencia de Nuestro Tiempo para Forjar un Futuro Brillante.

El Presidente Xi Jinping señaló que actualmente el mundo está experimentando cambios drásticos y una pandemia, ambos nunca vistos en una centuria, a que se suma la constante aparición de desafíos de seguridad de toda índole. La recuperación económica mundial se encuentra en un camino sinuoso y el desarrollo global está sufriendo serios reveses. ¿Adónde va el mundo? ¿Paz o guerra? ¿Progreso o retroceso? ¿Apertura o aislamiento? ¿Cooperación o confrontación? Estos son los interrogantes de nuestro tiempo a que nos enfrentamos. 

El Presidente Xi Jinping recalcó que la historia humana, como un río, corre incesantemente hacia adelante con momentos tanto de aguas tranquilas como de olas tormentosas. A pesar de las vicisitudes en la palestra internacional, no alterará la tendencia histórica imperante de la apertura y el desarrollo, y se mantendrá tan fuerte como siempre nuestra aspiración compartida de afrontar juntos los retos mediante la cooperación. Necesitamos estar en lo alto para no ser distraídos por las nubes fugaces, y comprender acertadamente la ley que rige el avance de la historia, sin dejarnos extraviados por ningún giro de los acontecimientos ni intimidados por ningún riesgo. Hemos de afrontar los retos con valentía, y seguir adelante con determinación hacia el objetivo de la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad. 

- Advertisment Article Inline Ad -

Primero, debemos mantener la solidaridad y la colaboración y defender juntos la paz y la estabilidad mundiales. Las tragedias de la historia nos enseñan que el hegemonismo, la política de grupos y la confrontación entre bloques no nos traerán ni paz ni seguridad, y sólo conducirán a guerras y conflictos. La creencia a ciegas en la supuesta “posición de la fuerza”, y los intentos de expandir las alianzas militares y buscar su propia seguridad a expensas de la de los demás sólo someterán a uno en el dilema de seguridad. Sólo cuando todos atesoren y defiendan la paz y nunca olviden las dolorosas lecciones de las guerras, podrá haber esperanza para la paz. Hemos de permanecer fieles a las aspiraciones originales de la Carta de la ONU y tener siempre presente la misión de mantener la paz. Hace poco, propuse la Iniciativa para la Seguridad Global, llamando a todos los países a persistir en el concepto de seguridad común, integral, cooperativa y sostenible; persistir en respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países; persistir en acatar los propósitos y principios de la Carta de la ONU; persistir en tomar en serio las legítimas preocupaciones de seguridad de todos los países; persistir en solucionar las diferencias y las disputas entre países de forma pacífica mediante diálogos y consultas; y persistir en defender la seguridad en dominios tanto tradicionales como no tradicionales. La comunidad internacional debe rechazar el juego de suma cero, oponerse conjuntamente al hegemonismo y la política de la fuerza, y construir un nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo, la equidad, la justicia y la cooperación de ganancias compartidas. Hemos de tener claro que somos una comunidad en que los intereses y la seguridad de todos están estrechamente vinculados, y esforzarnos por que la luz de la paz ilumine a todos los rincones del mundo.

Segundo, debemos solidarizarnos y promover juntos el desarrollo global sostenible. Hoy en día, el proceso del desarrollo global ha sido fuertemente azotado. Casi 1.200 millones de personas de cerca de 70 países del mundo están enfrentando crisis de la pandemia, los alimentos, las energías y las deudas, y los logros de décadas en la reducción de la pobreza global podrían perderse. El año pasado, propuse la Iniciativa para el Desarrollo Global, llamando a todos los países a implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, fomentar la asociación para el desarrollo global que sea unida, equitativa, equilibrada e inclusiva, y promover la cooperación en una amplia gama de áreas como la reducción de la pobreza, la salud pública, la educación, la conectividad digital y la industrialización. Nos es menester reforzar la cooperación para garantizar mejor la seguridad alimentaria y energética. Hemos de aprovechar las oportunidades de la nueva ronda de la revolución científico-tecnológica y las transformaciones industriales, promover el flujo a nivel global de los factores de producción a favor de la innovación, y coadyuvar a los países en desarrollo a acelerar el desarrollo de la economía digital y la transición verde. Nos es menester desplegar activamente la cooperación contra COVID-19 y proporcionar más medicamentos antiepidémicos a los países en desarrollo, en aras de lograr una pronta victoria contra la pandemia. Debemos responder a las inquietudes de los pueblos, trabajar por los intereses generales de todos los países, y llevar el desarrollo global a una nueva era en beneficio de todos.

Tercero, debemos aunar esfuerzos para superar dificultades y materializar juntos la cooperación de ganancias compartidas. En la actualidad, algunas cadenas industriales y de suministro importantes están sufriendo interrupciones deliberadas, la inflación global sigue subiendo, el mercado financiero internacional se encuentra en constantes agitaciones y la recuperación económica mundial está perdiendo fuerza. La gente tiene razón para preocuparse por que la economía mundial se hunda otra vez en una crisis. En este momento crucial, el superar juntos las dificultades y realizar cooperación solidaria constituye la única manera de solventar la crisis económica. Hemos de aunar nuestros esfuerzos con el mismo objetivo y reforzar la coordinación de las políticas macroeconómicas. Los principales países desarrollados deben aplicar políticas económicas responsables y evitar el desbordamiento de los efectos negativos de sus políticas, que podrían golpear gravemente a los países en desarrollo. Los hechos han demostrado una y otra vez que las sanciones no son más que bumeranes y espadas de doble filo. Los que politicen, instrumentalicen y armamenticen la economía mundial, e impongan a su antojo sanciones valiéndose de su posición predominante en los sistemas financiero y monetario internacionales, sólo terminarán perjudicando los intereses propios y los de los demás, y harán sufrir a todos.

Cuarto, debemos ser inclusivos y ampliar juntos la apertura y la integración. Desde hace algún tiempo, la globalización económica ha sufrido vientos y corrientes en su contra. Existe una preocupación generalizada en la comunidad internacional por que la economía mundial se quede fragmentada y mutuamente excluyente. La globalización económica constituye una necesidad objetiva del desarrollo de las fuerzas productivas y una corriente histórica imparable. Cualquiera que intente dar marcha atrás en la historia y obstaculizar el derrotero de los otros sólo tendrá obstruido su propio camino. Nos es menester persistir en la apertura y la inclusión, desmantelar cuanta barrera que impida el desarrollo de las fuerzas productivas, y promover el desarrollo sano de la globalización, con miras a permitir el libre flujo del capital y las tecnologías, desatar plenamente el potencial de la innovación y la sabiduría, y fomentar la sinergia para impulsar el crecimiento económico mundial. Hemos de defender el sistema multilateral del comercio centrado en la OMC, eliminar las barreras al comercio, las inversiones y las tecnologías, y mantener abierta la economía mundial. Nos es imperativo promover las consultas extensivas y la contribución conjunta para generar beneficios compartidos, reforzar la gobernanza económica global, y aumentar la representatividad y el derecho a la voz de los mercados emergentes y los países en desarrollo, a fin de asegurar que todos los países disfruten de los mismos derechos, sigan las reglas como iguales y compartan las mismas oportunidades.

El Presidente Xi Jinping enfatizó que en lo que va del año, frente al complejo y desafiante entorno de desarrollo tanto interno como externo, China ha tomado medidas bien coordinadas para responder a COVID-19 y promover el desarrollo económico y social. Poniendo siempre al pueblo y su vida por encima de todo, China ha protegido en lo posible la vida y la salud del pueblo y asegurado al máximo el desempeño general estable del desarrollo económico y social. China reforzará los ajustes de las macropolíticas y adoptará medidas más efectivas, en un esfuerzo por alcanzar las metas de desarrollo socioeconómico establecidas para todo el año. En la segunda mitad del año, el Partido Comunista de China celebrará su XX Congreso Nacional, que trazará el plan maestro para el desarrollo de China en la siguiente etapa. Vamos a basar nuestros esfuerzos en la nueva etapa del desarrollo, aplicar la nueva filosofía del desarrollo, forjar activamente un nuevo paradigma del desarrollo, y esforzarnos por materializar el desarrollo de alta calidad. China seguirá elevando el nivel de apertura al exterior, desarrollando nuevos sistemas para una economía abierta de estándar más elevado, y haciendo continuos esfuerzos por forjar un clima de negocios orientado al mercado, regido por las leyes e internacionalizado. Doy la cálida bienvenida a todos a invertir y hacer negocios en China, reforzar la cooperación económico-comercial con China y compartir las oportunidades del desarrollo de China.

El Presidente Xi Jinping indicó que el mecanismo del BRICS es una importante plataforma de cooperación para los mercados emergentes y los países en desarrollo. Actualmente, la cooperación del BRICS ha entrado en una nueva etapa de desarrollo de alta calidad. Espero que ustedes, líderes empresariales, puedan seguir trabajando con un espíritu tenaz y pionero, y actuar como promotor del desarrollo abierto, conductor del desarrollo innovador y practicante del desarrollo compartido, para inyectar nuevo ímpetu a la cooperación del BRICS, haciendo que más frutos de desarrollo lleguen a todos de una manera más equitativa. Siempre que icemos la vela de beneficios mutuos y ganancias compartidas, y mantengamos firme el timón de solidaridad y cooperación, el gran barco de los países BRICS podrá surcar las olas y llegar a un futuro más brillante y hermoso. (El texto íntegro se publicará aparte.)

El 22 de junio, se llevó a cabo en Beijing de manera tanto virtual como presencial el Foro Empresarial del BRICS de 2022. El Presidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa, el Presidente de Brasil Jair Bolsonaro, el Presidente de Rusia Vladímir Putin y el Primer Ministro de la India Narendra Modi asistieron a la Inauguración del Foro y pronunciaron discursos. Cerca de mil personas participaron en el acto, incluyendo a los Ministros de Economía y Comercio de los países BRICS, los jefes de las misiones diplomáticas en China y los representantes de las comunidades empresariales.

Hu Chunhua presidió la Inauguración.

Con información de Agencia XINHUA / CONFIRMADO.NET

- Advertisement Article Bottom Ad -