Presidente chino, Xi Jinping. (Xinhua/Li Xueren)

Xi Jinping subraya en 40º estudio colectivo del Buró Político del Comité Central del PCCh la necesidad de aumentar la capacidad y el nivel en el impulso integral del trabajo anticorrupción según la fórmula de “no atreverse, no poder, no intentar”, para ganar la lucha dura y prolongada contra la corrupción

   BEIJING, 20 jun (Xinhua) — El Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) llevó a cabo el 17 de junio por la tarde el 40º estudio colectivo sobre la promoción integral del trabajo anticorrupción por el que nadie ose, pueda ni intente corromperse. Xi Jinping, secretario general del Comité Central del PCCh, destacó al presidir el estudio que la lucha contra la corrupción, la mayor política relacionada con la voluntad del pueblo, es una lucha política trascendental cuyo fracaso, en absoluto permisible, no podría soportarse. Es menester profundizar la comprensión tanto de la construcción del estilo del Partido como de la gobernación honrada y la lucha anticorrupción en la nueva situación, y aumentar la capacidad y el nivel en el impulso integral de dicho trabajo, con miras a conseguir una victoria absoluta en la dura y duradera batalla contra la corrupción.

   Liu Meipin, director de la Oficina de Supervisión y Gestión de Pleitos de la Comisión Central de Control Disciplinario del PCCh y de la Comisión Nacional de Supervisión de la República Popular China, dio una explicación sobre el tema y planteó algunas sugerencias de trabajo. Los camaradas del Buró Político del Comité Central escucharon atentamente la explicación y realizaron una discusión.

- Advertisment Article Inline Ad -

   Al presidir la reunión, Xi Jinping pronunció un importante discurso. Enfatizó en que la valentía de llevar a cabo una revolución interna es una cualidad bien definida del Partido cultivada en su lucha centenaria. En los diversos períodos históricos, el Partido ha persistido en sus estrictos administración y disciplinamiento. Entrando en la nueva era, hemos planteado una serie de nuevos conceptos, ideas y estrategias para impulsar la lucha anticorrupción, hemos incorporado el disciplinamiento integral y riguroso del Partido en la disposición estratégica de las “cuatro integralidades” (integralidad de la construcción de un país socialista moderno, de la profundización de la reforma, de la gobernación del país según la ley y del disciplinamiento riguroso del Partido), y hemos encontrado, tras exploraciones, una forma eficaz para desembarazarnos de los ciclos históricos de prosperidad y decadencia propios de los sucesivos regímenes anteriores, que es la revolución interna. A través de la lucha contra la corrupción y por la gobernación honrada sin precedentes, el Partido ha tomado en la historia la iniciativa tanto de mantener los vínculos de uña y carne con las masas populares y su sincero apoyo como de conseguir la cohesión y unidad de alto grado de todo el Partido, marchar siempre a la cabeza de los tiempos y conducir al pueblo en la materialización de la gran revitalización de la nación china.

   Xi Jinping señaló que desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh, hemos logrado resultados notables y acumulado una experiencia importante en la lucha contra la corrupción. Primero, se ha conformado un patrón de trabajo anticorrupción bajo el liderazgo integral del Partido y se han completado los regímenes y mecanismos de trabajo anticorrupción caracterizados por la dirección unificada del Comité Central del PCCh, el mando coordinado de los comités partidarios de todos los niveles, la organización y coordinación de las comisiones de control disciplinario y las de supervisión, la sinergia eficiente de los departamentos competentes, y la participación y el apoyo del pueblo. Segundo, comenzando por la rectificación de los problemas en sus manifestaciones y haciendo que la solución de raíz resida en la paliación sintomática, hemos trabajado para que los militantes y cuadros del Partido no se atrevan a corromperse por un temor reverencial, no lo puedan hacer por los sistemas y no lo intenten por su conciencia. Tercero, persistiendo inquebrantablemente en la tónica dominante de actuar rigurosamente, nos hemos esforzado por castigar la corrupción con una actitud de tolerancia cero y por frenar resueltamente el aumento de los actos de corrupción y reducir los casos existentes; investigar y tratar rigurosamente toda manifestación de corrupción que impida la implementación de la teoría, línea, directrices y políticas del Partido y socave gravemente los cimientos de su gobernanza; expulsar sin vacilaciones de la Organización a quienes actúen como “personas con dos caras”, adoptando poses de acatamiento en público y rechazo en privado, y a los corruptos que no se hayan contenido ni hayan cesado en sus actos ilícitos; y profundizar la labor anticorrupción en áreas prioritarias sin variar la actitud, ni ablandar el coraje ni relajar la severidad. Cuarto, haciendo más sólida la “jaula” institucional para la prevención y la eliminación de la corrupción, se han formado un sistema de decretos intrapartidarios y un sistema jurídico anticorrupción relativamente completos, a fin de fortalecer la rigidez institucional, prevenir el “efecto de las ventanas rotas”, aplicar de manera coordinada la disciplina y la ley, y potenciar la eficiencia integral, garantizando que los decretos y reglamentos sean llevados verdaderamente a efecto. Quinto, hemos trabajado por construir un dique ideológico para resistir la corrupción y prevenir la degeneración, a fin de consolidar la base con ideales y convicciones y armar a todos los militantes del Partido con su teoría innovadora de modo que enderecen el corazón y fomenten la integridad moral con la cultura tradicional excelente, asimilen plenamente el “calcio” espiritual, forjen con firmeza el alma ideológica y consoliden la barrera de defensa ideológica y moral. Sexto, hemos trabajado para fortalecer la contención y supervisión del funcionamiento del poder, y profundizar la reforma tanto del sistema de inspección disciplinaria del Partido como del sistema de supervisión del Estado, con miras a realizar la cobertura total de la supervisión interna del Partido y de la supervisión de los funcionarios públicos. Además, hemos fortalecido la supervisión interna del Partido y la supervisión de este ejercida por las masas, y hemos llevado a cabo una interconexión del descubrimiento de problemas, la promoción del reordenamiento y la rectificación, el impulso de las reformas y el perfeccionamiento de los sistemas, con el objeto de educar y guiar a los militantes y cuadros del Partido para que ejerzan el poder con honradez, a tenor de la justicia, conforme a la ley y en bien del pueblo.

   Xi Jinping enfatizó en que la corrupción es un reflejo de la acumulación a largo plazo y la fermentación continua de los diversos factores malsanos dentro del Partido, por lo que la anticorrupción supone luchar contra distintos patógenos que debilitan la naturaleza avanzada del Partido y dañan su pureza. Esta lucha, extremadamente complicada y ardua, no permite ni una pizca de concesiones o tolerancia. Debemos mantener siempre el coraje de encarar los problemas de frente y la firmeza de realizar la revolución interna para, de forma decidida, extirpar el tumor, suprimir la fuente tóxica y eliminar las influencias perniciosas, asegurando así la perdurable inalteración de la naturaleza del Partido y nuestra causa socialista.

   Xi Jinping indicó que hemos logrado una victoria arrolladora en la lucha anticorrupción y hemos consolidado la victoria en todos los aspectos, pero la situación sigue siendo grave y compleja. No debemos en absoluto subestimar lo pertinaz y pernicioso de la corrupción, y debemos llevar la lucha contra esta hasta el final. Para impulsar de manera integral el que nadie ose, pueda ni intente corromperse, se debe desplegar fuerzas en los tres aspectos al mismo tiempo, en la misma dirección y de manera integral, fusionando así el poderoso efecto disuasivo de la disciplina y el castigo para garantizar que los funcionarios no se atrevan a abusar de su poder, la rígida restricción institucional para garantizar que ellos no puedan hacerlo y la educación ideológica para garantizar que no intenten hacerlo. Se puede adoptar un modo de gestión de “ciclo completo”, en promoción de que las diversas medidas se coordinen en términos de orientación política, se impulsen entre sí en el proceso de aplicación, y se complementen mutuamente en cuanto a efecto.

   Xi Jinping enfatizó que en cuanto al trabajo anticorrupción, es imprescindible fortalecer el liderazgo centralizado y unificado del Comité Central del PCCh, desplegar la superioridad política, organizativa e institucional del Partido, concretar la responsabilidad de los comités (o grupos dirigentes) del Partido de todos los niveles como protagonistas en lo que toca al disciplinamiento integral y riguroso del Partido, sobre todo la responsabilidad de los jefes máximos como primeros responsables, hacer que los departamentos funcionales pertinentes se coordinen y cumplan con su deber de supervisión y administración, y completar la configuración de responsabilidad por la administración y el disciplinamiento del Partido en la que los diversos departamentos asuman sus respectivas responsabilidades y se coordinen entre sí. Es necesario integrar la lucha anticorrupción con la construcción política, ideológica, organizativa, disciplinaria, institucional y de estilo del Partido, y poner en juego el papel vital de la supervisión política, la educación ideológica, la gestión organizativa, la rectificación del estilo de trabajo, la aplicación de la disciplina y la mejora del régimen en la prevención y el control de la corrupción, a fin de llevar a buen término la lucha contra esta.

   Xi Jinping señaló que es indispensable mantenerse alerta ante la corrupción, no tolerarla en lo más mínimo e impulsar con visión de conjunto la lucha contra este fenómeno en todos los ámbitos, de manera que los problemas reiterados se reduzcan gradualmente hasta que nunca vuelvan a producirse, los nuevos no puedan propagarse, el aumento de los casos de corrupción se frene con decisión y los existentes se eliminen resueltamente. Hay que dominar con precisión las características de fase y tendencias de cambio de la corrupción, perseguir inquebrantablemente a los “tigres”, las “moscas” y los “zorros”, poniendo el enfoque en las áreas prioritarias y los eslabones clave, y eliminar decididamente la corrupción sectorial y sistémica con altos riesgos y peligros subyacentes, con el fin de prevenir y neutralizar eficazmente los riesgos de corrupción y los socioeconómicos concernientes. Todos los territorios y departamentos deben realizar un análisis profundo sobre su propia situación del ecosistema político basándose en las condiciones reales, y localizar con exactitud las manifestaciones destacadas y las áreas clave de la corrupción y los eslabones en que esta se da con facilidad, así como llevar a cabo una rectificación específica y concentrada con todos los esfuerzos para lograr resultados reales.

   Xi Jinping subrayó la necesidad de perfeccionar los regímenes y mecanismos del control del poder y del disciplinamiento de los cuadros para prevenir y tratar la corrupción desde su origen, de forma más regular y con efecto duradero. Hay que esforzarse por reducir las oportunidades de corrupción, dominar los poderes clave en cuanto a la elaboración de políticas, los procedimientos de toma de decisiones, el examen y la aprobación, la supervisión y el control, así como la aplicación de la ley y la administración de justicia, delimitar estrictamente las responsabilidades y atribuciones, reglamentar los procedimientos de trabajo, intensificar la contención de las atribuciones y reducir su interferencia inadecuada en las actividades microeconómicas. Es indispensable prevenir eficazmente la proliferación de fenómenos de corrupción, adelantar la barrera de defensa contra la corrupción, reforzar la administración y la supervisión cotidianas, aplicar con precisión las cuatro formas de supervisión e implementación de la disciplina, enfrentar los problemas oportunamente y en su mínima expresión, acabar con el mal en su inicio, y levantar la defensa contra la corrupción en cada instancia. Es menester promover las gloriosas tradiciones y el excelente estilo del Partido, llevar a cabo de modo específico una educación del espíritu del Partido y una hecha mediante advertencia, alimentar el cuerpo y la mente con una cultura de integridad, establecer un sistema de evaluación de cuadros que cumpla con los requisitos de la nueva era y la nueva etapa, y dar importancia a la educación y la orientación de los cuadros jóvenes. Es necesario establecer un mecanismo de coactuación que vincule la alerta ante las diferentes modalidades de corrupción y el castigo de estas, reforzar el análisis y la investigación de las nuevas características de los métodos de corrupción como la mutación sigilosa, la renovación y la actualización, y mejorar la capacidad para detectar de manera oportuna los problemas de corrupción y solucionarlos eficazmente.

   Xi Jinping señaló la necesidad de profundizar la reforma del régimen de supervisión del Partido y el Estado. Hay que, guiándose por la supervisión interna del Partido, promover la integración de los diversos tipos de fuerzas y trabajos de supervisión y fortalecer con eficacia la supervisión de los poderes en todos los eslabones, a fin de garantizar que no se abuse del poder. Hace falta perfeccionar el sistema de decretos internos del Partido y el sistema jurídico nacional, y también acelerar la mejora de las leyes y reglamentos relacionados con el exterior en materia de lucha contra la corrupción. Es preciso aplicar los sistemas estrictamente para que los militantes y cuadros del Partido interioricen el cumplimiento de las normas y reglamentos como conciencia ideológica y política. También deben conceder importancia al apoyo del pueblo en la revolución interna, pues los problemas propios se resuelven con su respaldo y ayuda.

   Xi Jinping subrayó que para disciplinar el Partido integral y rigurosamente e impulsar la lucha contra la corrupción, es imperativo hacerlo comenzando por los cuadros dirigentes, en especial los de alto rango. Cuanto más alto sea su cargo y más grande sea su poder, tanto más deben sentir una veneración y un temor reverencial por las leyes y disciplinas y ser rigurosamente exigentes consigo mismos. Los cuadros dirigentes, sobre todo los de alto rango, deben disciplinarse bien ellos mismos y también velar por disciplinar a los propios cónyuges e hijos, así como al personal que trabaja a su alrededor, tratar bien las cosas que ocurren a su alrededor y fomentar buenas prácticas en el terreno de cuya labor se encargan principalmente o que tienen a su cargo, en un esfuerzo por asumir como es debido la responsabilidad y tomar la delantera en la creación de un ecosistema político limpio y honrado, la formación de una camaradería pura y de una relación normal entre el nivel superior y el inferior, el mantenimiento de unas relaciones cordiales y limpias entre los organismos gubernamentales y las empresas de propiedad no pública, y la creación de un ambiente social de ir en pos del progreso y el bien. Los camaradas del Buró Político del Comité Central tienen que adherirse a los más elevados estándares de autodisciplina, y ser los primeros en cumplir lo que exige el Partido que todos los militantes cumplan y en rechazar lo que exige el Partido que todos los militantes rechacen.

   Xi Jinping señaló que los organismos de control disciplinario y de supervisión deben tomar la iniciativa de hacer frente a la nueva situación y los nuevos retos de la lucha contra la corrupción, profundizar su comprensión de las leyes que rigen la administración y el disciplinamiento del Partido y la lucha anticorrupción, mejorar continuamente su capacidad y nivel de trabajo, y someterse voluntariamente a la supervisión interna del Partido y a la de los diversos sectores de la sociedad, evitando resueltamente y con el espíritu de revolución interna la “oscuridad bajo la luz”. Los cuadros de dichos organismos deben ser leales, firmes, abnegados e intrépidos, conducirse sobre la base del espíritu del Partido, hacer cumplir las disciplinas de manera inexorable, ejercer el poder con prudencia y ser atrevidos y diestros en la lucha, logrando verdaderamente que el Comité Central del Partido tenga confianza en ellos y las masas populares estén satisfechas con ellos.

Con información de Agencia XINHUA / CONFIRMADO.NET

- Advertisement Article Bottom Ad -