Con el pretexto de combatir a la guerrilla y de paso al narcotráfico en el vecino país, el imperio, con la servil complacencia del uribismo, impuso el Plan Colombia e instaló 6 bases militares en su territorio, dizqué para eliminar esos flagelos. Total, el régimen paramilitar, autor del engaño de lesa humanidad de los “falsos positivos”, torpedeó el proceso cuando llamó a votar NO para impedir la aprobación del tratado de Paz. Y lo logró. También se les cayó la farsa del supuesto combate a la producción y tráfico de estupefacientes. Por el contrario, los resultados evidencian que a causa del crecimiento del consumo en la metrópoli, su colonia aumenta la producción y oferta para atender la demanda. Ley del mercado mafioso. 

¿Un Plan Ecuador?: acá no hay guerrillas que hayan provocado un reguero de sangre por más de 60 años. Hay, sí, una avezada delincuencia desbordada que nos ha encerrado por el miedo. ¿Será que los consensos de Washington y de Lima, en el culmen de su restauración conservadora, pretenden ponernos en vereda para que ni siquiera soñemos con una sociedad progresista más equitativa, justa y solidaria, como lo logramos en la Década Ganada? Y un plan impuesto desde la omnímoda voluntad del norte les caería a la medida de sus propósitos excluyentes y represivos. 

Por otra parte, los iluminados que mal asesoran al Jefe, empiezan a forjar un tenebroso relato con la reprochable intención de asociar al Gobierno de la Revolución Ciudadana, que culminó su exitosa gestión hace más de 5 años, con el narcotráfico, con perversas insinuaciones de gráficas descontextualizadas. La otra pata de la farsa, la “prensa libre e independiente”, ya comenzó con sus demenciales versiones para lograr el “supremo objetivo común” de los reaccionarios y odiadores, que… ¡no vuelva el correísmo! Esa es toda su agenda. Y están aterrados por la creciente aceptación del Gran Ausente y la caía en picada del oficial presente. Y agárrense que el denunciólogo va a pedir la comparecencia de la DEA para que explique por qué condecoró a Correa. Los gringos le contestan que reconocieron su éxito en el combate efectivo al narcotráfico. Elé la DEA correísta. ¡Hecho cera! 

- Advertisment Article Inline Ad -

El laudo arbitral en el caso del pozo Singue, que avergüenza a los organismos de control y de justicia del Ecuador, reconoce que la causa fue una persecución. Agregamos que fue por odio e intimidación en contra de opositores políticos, particularmente de Jorge Glas. Manda a pagar al Estado ecuatoriano 11 millones de dólares y el Procurador feliz porque no fue más la suma del vergonzoso castigo al País por litigar con dolo. ¿Seguirán insistiendo en esa ordalía inquisidora? LAWFARE inequívoco. Muy bien está que la Bancada de la RC haya presentado un proyecto de Ley para evitar la venta del Banco del Pacífico. Ahí les queremos ver a los defensores de la Patria y a los incondicionales de los privatizadores. Será la hora de la definición. 

Artículo firmado por Juan Cárdenas 

- Advertisement Article Bottom Ad -