Genio y figura, a los 80 años presumía de ser tan apasionada como de joven, y de llamar a las cosas por su nombre. "Soy -sentenciaba- la mala, la oveja negra de la lírica", por "decir lo que siento".

La mezzosoprano española Teresa Berganza, que actuó en los principales teatros del mundo desde su debut en los años 1950, falleció el viernes (13.5.2022) a los 89 años. “Lamentamos el fallecimiento de Teresa Berganza”, escribió el ministerio de Cultura en su cuenta de Twitter, mientras que el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, destacó que Berganza fue “una de las grandes voces femeninas en escenarios de todo el mundo”.

La cantante madrileña, especializada en los repertorios de los compositores Gioachino Rossini y Wolfgang Amadeus Mozart, encarnó como nadie el personaje de Carmen, de la ópera homónima de Georges Bizet. Un comunicado de la familia transmitido a medios nacionales incluye un mensaje póstumo de la cantante: “No quiero anuncios públicos, ni velatorios, ni nada. Vine al mundo y no se enteró nadie, así que deseo lo mismo cuando me vaya”.

“Trabajar, trabajar y trabajar”

- Advertisment Article Inline Ad -

Su gran debut escénico se produjo en 1957 en el Festival de Aix en Provence, en Francia, en el papel de Dorabella de Così fan tutte, de Mozart. Al año siguiente debutaría en Estados Unidos, en Dallas, junto a Maria Callas, en la ópera Medea , de Cherubini, y, desde entonces, se sucedieron los principales teatros de ópera del mundo: Viena, Milán, París, Londres, Nueva York, Chicago…

Genio y figura, a los 80 años presumía de ser tan apasionada como de joven, y de llamar a las cosas por su nombre. “Soy -sentenciaba- la mala, la oveja negra de la lírica”, por “decir lo que siento”. Y eso que había temas de los que nunca quiso opinar, como las acusaciones por acoso sexual a Plácido Domingo. “Me da mucha pena porque lo quiero y es mi amigo”, afirmaba.

Más información en Deutsche Welle

- Advertisement Article Bottom Ad -