Ecuador vive momentos dramáticos como resultado de la persecución, destrucción del Estado, odio, mala fe. Nunca antes las instituciones han mostrado serias deficiencias en su gestión y accionar: Asamblea, Procuraduría, Contraloría, Consejo de la Judicatura, Corte Nacional de Justicia, Fiscalía, Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, FFAA, Policía Nacional, Presidencia de la República.

Estas políticas de destrucción que nos llevó Lenín Moreno ahora nos cuestan lágrimas de sangre. De diciembre de 2020 a mayo de 2022 se han producido al menos 390 asesinatos en las cárceles del país. Esta semana murieron decenas de prisioneros en la ciudad de Santo Domingo.

Esta serie de masacres en las cárceles del País ha llevado a la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michele Bachellet, a exigir al Estado ecuatoriano que emprenda de manera urgente en una reforma integral del ordenamiento jurídico penal, incluido el sistema penitenciario.

- Advertisment Article Inline Ad -

A esta crisis que dista de ser aislada, se suma una serie de acontecimientos violentos cotidianos que han puesto contra las cuerdas a la sociedad ecuatoriana que ya no siente tranquila en ninguna parte. El temor parece que ya es parte de la vida de los ecuatorianos.

Lo más triste es que no vemos una reacción o trabajo coordinado entre las instituciones del país. Cuando todas deberían reunirse para buscar soluciones, lo único que vemos es la agenda de persecución y de culpar de sus errores a los demás.

Ecuador es noticia mundial por la serie de masacres en los centros carcelarios, atrás quedó ese país pujante que creció en todos sus niveles, que fue respetado a nivel internacional y que fue calificado como el jaguar latinoamericano.

Artículo firmado por Marco Antonio Bravo

- Advertisement Article Bottom Ad -