La inflación anual de febrero 2022 fue 2,71%, la más alta registrada en los últimos cinco años. El incremento de precios afecta mucho más a los hogares pobres y a la clase socioeconómica vulnerable. El costo de los productos aumenta, pero no así los ingresos. Solo una de cada tres personas en Ecuador tiene un empleo adecuado y el 65% de la población es pobre, indigente o vulnerable. El incremento de precios responde a diferentes factores nacionales e internacionales y pone en riesgo la seguridad económica de millones de personas.

EL AUMENTO DE LOS COMBUSTIBLES, LA CRISIS LOGÍSTICA Y LA GUERRA INCREMENTAN LOS PRECIOS EN EL ECUADOR

La inflación se ha convertido en una preocupación creciente a nivel mundial, especialmente para las personas de menores recursos. La recuperación de la actividad económica fue más fuerte de lo esperado en el 2021, lo que conllevó a altos niveles de demanda y, por lo tanto, de inflación. Sumado a esto, la crisis logística mundial, que incrementó los precios de los fletes y del transporte, causó que se aumente aún más los precios de los productos. Y como factor adicional reciente y muy importante, la invasión rusa a Ucrania también contribuye a que los precios crezcan, pues ambos países exportan bienes fundamentales para el mundo.

- Advertisment Article Inline Ad -

Un punto importante es que el incremento de los precios afecta más a los hogares vulnerables. Un informe del BID indica que muchos países de América Latina y el Caribe se enfrentan ahora a un doble riesgo: la desaceleración económica y la alta inflación. La investigación sugiere que la prioridad de los bancos centrales, a corto y mediano plazo, debe ser combatir la inflación.

El estudio recalca también que la inflación supone una carga muy elevada para los hogares pobres, ya que estos son, en gran medida, consumidores precarios, por lo que incluso pequeños aumentos tienen fuertes implicaciones en su consumo.

La inflación en Ecuador se mantiene entre las más bajas de la región, por ser un país dolarizado. Aun así, en febrero de 2022 la inflación anual fue de 2,71%, la más alta registrada en cinco años y, al igual que en el resto del mundo, el aumento de precios afectará más a los hogares pobres.

La inflación anual compara los precios del mes de febrero de 2022 con los de febrero 2021, por lo que en total hubo un incremento de 2,71% en un año. El cálculo, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), clasifica en 12 divisiones el consumo. Las divisiones que más incidieron en febrero fueron la de transporte y los alimentos y bebidas no alcohólicas. Las otras tres divisiones fueron muebles para el hogar, educación y salud.

El INEC calcula el incremento de precios para una Canasta Básica Familia (CFB), un conjunto de 75 bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades básicas de las familias ecuatorianas. Se considera una estructura fija un hogar compuesto por cuatro miembros y con 1,6 personas que reciban el salario básico unificado (SBU). En febrero de 2022la CFB alcanzó el valor de $ 725,16, para el mismo mes del año anterior el valor era de $ 712,07, es decir, un incremento anual de 1,84%.

A pesar de que para el 2022, el SBU en Ecuador aumentó a $ 425, solo un tercio de la población ocupada (33,1%) recibe esta remuneración. Si 1,6 personas del hogar recibieran la remuneración básica unificada ($ 793,33), se lograría cubrir el costo de la canasta, incluso con un excedente de $ 68,17. Pero esta no es la realidad de la mayoría.

El 70% restante recibe salarios inferiores por sus condiciones de actividad, subempleo, otro empleo no pleno o empleo no remunerado. Las cifras oficiales indican que 53,1% de la población se encuentra en el sector informal, el porcentaje más alto registrado históricamente en el país.

LA INFLACIÓN AFECTA MÁS A LA CLASE VULNERABLE DEL PAÍS

La investigadora de mercado Kantar en Ecuador –una empresa que se enfoca en consultoría de marca y análisis de datos- identifica anualmente los cambios en las clases socioeconómicas del Ecuador. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), a través del Sistema Integrado de Encuestas a Hogares (SIEH), realiza encuestas sociodemográficas a los hogares del país. A partir de esos datos y con una metodología del Banco Mundial, la consultora identifica las clases socioeconómicas según el ingreso de los hogares.

Dentro de esta clasificación, está la clase vulnerable, con un ingreso mensual por hogar de cuatro miembros de entre $ 322 y $ 802. La mayor parte de la población ecuatoriana se encuentra dentro de esta clase socioeconómica, y aumentó de 39% antes de la pandemia a 41% en julio del 2021. Dentro de esta clase, existe un porcentaje de hogares que no logra cubrir el valor de la CFB y otro que lo cubre con un excedente máximo de $ 77.

La clase vulnerable se caracteriza por no tener seguridad económica, lo que quiere decir que hay una alta probabilidad de volver a caer en la pobreza. Muchas de estas personas, previamente se encontraban en la pobreza, pero salir de ella no significó tener ingresos estables que les permita un nivel de vida adecuado.

Y es justamente esa inseguridad económica la que se ve principalmente afectada por la alta inflación. Para el 2021, la clase vulnerable, la clase pobre (ingresos entre $ 161 a $ 321 por hogar) y la clase indigente (ingresos hasta $ 160) representan 65% de la población ecuatoriana (Gráfico 1).

Dado que los hogares con menores ingresos gastan proporcionalmente más en alimentos, transporte y productos esenciales, la inflación actual impacta e impactará, sobre todo, en los pobres. Además, pone a la clase vulnerable en riesgo de volver a caer en la pobreza.

Artículo firmado por Maí Suárez * (*) Analista económica de Revista Gestión.

Más información en Revista Gestión

- Advertisement Article Bottom Ad -