El reconocimiento de Donetsk y Lugansk fue la única decisión posible, dice Moscú

Cancillería rusa
- Advertisement Article Top Ad -

El reconocimiento por parte de Rusia de las repúblicas de Lugansk y Donetsk fue una decisión difícil, pero la única posible en aquel momento, declaró este martes el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

“El reconocimiento de las repúblicas populares de Lugansk y Donetsk fue una decisión forzosa y la única posible en esas circunstancias, estaba llamada a garantizar a sus habitantes el derecho a la vida pacífica y a defender sus derechos e intereses legítimos”, indicó la declaración publicada en el portal oficial de la Cancillería rusa.

Moscú destaca que Kiev, de hecho, desató una guerra civil contra la población de Donbás, donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

“En vez de intentar llegar a un acuerdo con sus connacionales, Kiev lanzó una operación militar de represalia. De hecho, desencadenó una guerra civil”, subrayó la Cancillería.

- Advertisment Article Inline Ad -

Moscú recordó que la decisión de reconocer la soberanía de las repúblicas de Donbás se tomó conforme a la Carta de la ONU.

“Esa decisión fue tomada considerando la voluntad de los habitantes de Donetsk y Lugansk y en virtud de las cláusulas de la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración sobre los principios de Derecho Internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados (1970), el Acta final de la Conferencia sobre la Seguridad y Cooperación en Europa y otros documentos internacionales fundamentales”, remarcó el Ministerio de Exteriores ruso.

El lunes, el presidente ruso, Vladímir Putin, en un mensaje a la Nación señaló que creía necesario reconocer de inmediato la soberanía de Donetsk y Lugansk. El mandatario denunció que el mundo prefiere hacer la vista gorda al terror y el genocidio en esos territorios, donde no cesan los ataques, asesinatos de civiles y el bloqueo.

Ese mismo día, Putin rubricó sendos decretos sobre el reconocimiento de Donetsk y Lugansk y dispuso prestar asistencia para mantener la paz en esas repúblicas.

Desde mediados de febrero los bombardeos se volvieron a intensificar en la línea de separación entre las fuerzas del Gobierno ucraniano y los combatientes de Donetsk y Lugansk.

Miles de familias de ambos territorios huyeron a Rusia de los ataques ucranianos.

La situación se agravó por las toneladas de armas que Estados Unidos y otros países de la OTAN entregaron últimamente al presidente ucraniano, Vladímir Zelenski.

Con información de Agencia Sputnik

- Advertisement Article Bottom Ad -