Me siento muy honrado de representar a Ecuador, pero también de mostrar la representación de Saint Mike's en los Juegos", dijo Escobar

COLCHESTER, Vt. – La estudiante de primer año de esquí alpino del Saint Michael’s College, Sarah Escobar (Sparta, N.J./Waterville Academy), representará a Ecuador en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en China, compitiendo en el eslalon gigante el 7 de febrero, añadiendo más primicias a lo que se ha convertido en un currículum de carrera pionero para la joven de 19 años.

“Me siento muy honrado de representar a Ecuador, pero también de mostrar la representación de Saint Mike’s en los Juegos”, dijo Escobar, que nació en Nueva York pero reclama la doble nacionalidad, ya que ambos padres son ecuatorianos. “Me encanta Saint Mike’s, me encanta mi escuela, y estoy muy feliz de representar a Saint Mike’s”.

Escobar es la única representante de Ecuador en los Juegos, después de que el esquiador de fondo Klaus Jungbluth Rodríguez compitiera en 2018 como el primer olímpico de invierno de su país. Escobar es la primera esquiadora alpina de Ecuador y la primera mujer delegada en unos Juegos de Invierno, y también se ha ganado la distinción de ser la primera mujer en llevar la bandera ecuatoriana durante una ceremonia de apertura de las Olimpiadas de Invierno, el 4 de febrero. Escobar fue la primera abanderada ecuatoriana, además de la primera atleta, en unos Juegos Olímpicos Juveniles de Invierno, para los Juegos de 2020 en Suiza.

- Advertisment Article Inline Ad -

“Ser la primera mujer en representar a Ecuador, en primer lugar, es un honor que nunca soñé”, dijo Escobar, que parte el sábado hacia China. “Me lo tomo muy en serio y con una gran responsabilidad. Estoy representando a todas las mujeres en todos los ámbitos de la vida que no están representadas, que no son tratadas con igualdad, y como orgullosa estudiante de Saint Mike’s, también soy una defensora de la igualdad, ya que eso está en nuestro lema, especialmente la igualdad para las mujeres. Siento que puedo utilizar este momento para abrir puertas a mi deporte, para mostrar a la generación joven que nada es imposible; si realmente quieres trabajar en ello, se necesita sacrificio, se necesita mucho trabajo. Sólo hay que soñar con ello y creer en uno mismo.

“Sé que voy a llevar esa bandera con mucha alegría en mi corazón cuando esté en el escenario con todos los demás atletas, y simplemente asimilarlo todo”, añadió Escobar, que dijo que agradece el apoyo que ha recibido de su familia a lo largo de su viaje. La acompañarán en China su padre, Fabián, el entrenador asistente de esquí alpino de Saint Michael, Nick Stagers, el presidente del Comité Olímpico Ecuatoriano, Jorge Delgado Panchanca, un nutricionista y un médico. Las dos carreras del eslalon gigante tendrán lugar el 7 de febrero en el Centro Nacional de Esquí Alpino de Yanqing.

El nombre de Escobar se añadirá a una corta lista de representantes de Saint Michael en unos Juegos Olímpicos. Tricia Byrnes ’96 fue la estrella de los Estados Unidos en los Juegos de Invierno de 2002 en Salt Lake City, pero nunca fue una estudiante-atleta en el Colegio. El esquiador alpino Alex Mohbat ’18 llevó la bandera de su Líbano natal para los Juegos de Invierno de 2014 en Rusia antes de su llegada a Saint Michael’s, donde fue esquiador alpino y jugador de tenis. Un ex esquiador alpino de los Purple Knight, Larry Suter ’69 entrenó a los regatistas en los Juegos de Verano de 1996 y 2004. Sin embargo, ninguno de ellos era estudiante-atleta en activo en el momento de su participación en los Juegos Olímpicos, lo que supone otro hito que Escobar está a punto de conseguir.

A pesar de no proceder de Nueva Inglaterra, la historia del esquí de Escobar se originó en Vermont, donde aprendió a esquiar a los 3 años, en Stowe. En pocos años ya estaba compitiendo, ganó varios títulos estatales y compitió en campeonatos de grupos de edad antes de ir a la Academia de Waterville, en New Hampshire, donde continuó una floreciente carrera en el circuito de la Federación Internacional de Esquí (FIS). “Comparada con la mayoría de mis compañeras, soy bastante joven en el circuito de la FIS”, afirma. “He viajado por todas partes, desde Nueva Zelanda hasta Canadá, pero lo mejor de este viaje es que he podido conocer a muchos atletas de todo el mundo a los que siempre he admirado”.

Escobar dijo que recuerda haber visto los Juegos Olímpicos cuando era pequeña y le decía a su padre que algún día se clasificaría. “Y ahora está sucediendo. Mi pequeño yo estaría muy orgulloso de mí”.

Escobar rebajó su perfil de puntos hasta la norma de clasificación justo el año pasado y fue nombrada oficialmente para el equipo -el de una sola mujer- el mes pasado. Dijo que estaba a punto de clasificarse para competir en el eslalon, también, a unos 20 puntos. “Para mis padres, estoy segura de que es un gran honor que su hija vaya a los Juegos Olímpicos representando al país en el que nació. Porque llegaron aquí muy jóvenes, y creo que para ellos significa el mundo que haya elegido para representarlos y llevarlos conmigo a los Juegos”. Al menos en espíritu, ya que mientras Florian hará el viaje, su madre, Eleana, no podrá asistir debido a las políticas del COVID-19.

Escobar, que es instructora de esquí para jóvenes en la ciudad de Nueva York, ha puesto en práctica sus conocimientos bilingües no sólo como traductora en una línea de ayuda a los inmigrantes en la parroquia católica de Santa Kateri Tekakwitha, en su ciudad natal de Sparta (Nueva Jersey), sino también en recientes entrevistas con medios de comunicación de Ecuador, México y España, y ESPNDeportes.

Para Escobar, la comunidad de Saint Michael’s la ha ayudado claramente a través de una oportunidad emocionante, pero que requerirá la suspensión de sus requisitos académicos por un corto tiempo. Agradece a Tim Mackin, Decano Asociado de la Facultad, y a sus profesores su ayuda y flexibilidad, ya que quieren que se concentre en esta experiencia única en la vida. “Todos los profesores están muy dispuestos a desvivirse por los estudiantes, y nunca había tenido algo así. Así que, para mí, la comprensión de los profesores y la gran ayuda de Tim Mackin lo son todo”.

También reconoció el impacto de Stagers y del entrenador jefe de esquí alpino Gus MacLeod ’02. “Son el mayor apoyo de todos. Estoy muy agradecida por sus consejos, por todo lo que me han enseñado. Y me tomo esto muy en serio. Estoy feliz de tener tanto amor y apoyo de la gente que me rodea”.

Escobar, que cumplirá 20 años durante su estancia en el extranjero, todavía se muestra asombrada y agradecida por haber adquirido una experiencia olímpica. “Todavía se siente tan irreal”, dijo, “se siente como si estuviera en este sueño luminoso constante, pero es real, está sucediendo. Y estoy muy feliz ahora mismo. Es mi sueño. El sueño de todo esquiador alpino es llegar a los Juegos Olímpicos, y creo que sólo con saber que me he clasificado, ya he ganado”.

Con información de VARSITY SPORTS

- Advertisement Article Bottom Ad -