La heparina se administra normalmente en forma de inyección, pero cuando se inhala el fármaco resulta prometedor como tratamiento de la COVID-19.

La heparina, un fármaco ampliamente disponible y asequible, limita el daño pulmonar cuando es inhalada por los pacientes con COVID-19, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Australia y del King’s College de Londres (Reino Unido) y publicado en la revista científica ‘British Journal of Clinical Pharmacology’.

Los investigadores descubrieron que la respiración y los niveles de oxígeno mejoraron en el 70 por ciento de los pacientes después de inhalar heparina. Este fármaco es único ya que tiene efectos antivirales, antiinflamatorios y anticoagulantes que se consideran relevantes para el tratamiento de los pacientes con COVID-19.

Los pacientes con COVID-19 grave desarrollan coágulos de sangre en los pulmones que pueden ser letales. Los anticoagulantes, como la heparina, pueden evitar la formación de dichos coágulos.

- Advertisment Article Inline Ad -

Como el fármaco tiene propiedades antivirales y calma el sistema inmunitario, puede utilizarse en distintas fases del tratamiento. De hecho, los pacientes tratados incluidos en los estudios no eran uniformes en cuanto a la gravedad de la COVID-19, lo que sugiere que la heparina inhalada es segura y eficaz para su uso en todo el espectro de la COVID-19.

“Este fármaco ya está disponible en los hospitales de todo el mundo y es muy barato. Si es tan eficaz como sugieren nuestros primeros resultados, podría tener un gran impacto en nuestra lucha contra la COVID-19”, ha comentado el director del estudio, el profesor Frank van Haren, de la Universidad Nacional de Australia.

“La heparina inhalada tiene propiedades antivirales que actúan uniéndose a las proteínas de espiga que el coronavirus utiliza para entrar en las células del cuerpo. Impide eficazmente que el virus infecte las células de los pulmones y también podría impedir que las personas se contagien de otros”, detalla otro de los autores, el profesor Clive Page, del King’s College.

La heparina también funciona como un fármaco antiinflamatorio: tiene la capacidad de calmar todo cuando el cuerpo está montando una respuesta exagerada al virus.

“Ya sabemos que la heparina puede reducir el daño pulmonar causado por esta inflamación y la respuesta inmunitaria exagerada que vemos en otras enfermedades pulmonares, lo que podría beneficiar a los pacientes hospitalizados con COVID-19. No hay ningún otro fármaco que tenga estos tres efectos diferentes: antiviral, antiinflamatorio y anticoagulante”, ha añadido.

La heparina se administra normalmente en forma de inyección, pero cuando se inhala el fármaco resulta prometedor como tratamiento de la COVID-19. Los autores seguirán reuniendo pruebas de que la heparina inhalada funciona como tratamiento y prevención de la COVID-19.

Con información de EUROPA PRESS

- Advertisement Article Bottom Ad -