La Propuesta Gastronómica del “Hotel Manta Host”

106
Atún rojo con el termino de cocción perfecto, cubierto con ajonjolí negro, bañado por una salsa lampreada que se armoniza con un brochazo de salsa Huancaína y verdes brotes que hacen de un clásico atún presentado con una propuesta de vanguardia.
- Advertisement Article Top Ad -

Un joven cocinero de los Andes que  conquista paladares en Manabí. Daniel Chimborazo, en su constante búsqueda de una oportunidad para demostrar su talento llegó a Manta; y, con su capacidad ha podido adaptar la suma de sus técnicas en una propuesta muy válida y de ser aceptada por los clientes en este prestigioso Hotel.

En mi constante búsqueda de encontrar platos que identifiquen a un pueblo culturalmente gastronómico, la gentil invitación de Mariela Mendoza una ejecutiva hotelera con mucha experiencia en este universo del servicio Nacional e Internacional, me sorprendió con la excelencia en la calidad de su gastronomía y calidez de su servicio, hoy me acompaña una mujer digna de admiración como ser humano y para mí una de las mejores historiadoras e investigadoras de la gastronomía manabita la Dra. Libertad Regalado.  Daniel nos presenta en esta oportunidad.

Primer plato, Atún rojo con el termino de cocción perfecto, cubierto con ajonjolí negro, bañado por una salsa lampreada que se armoniza con un brochazo de salsa Huancaína y verdes brotes que hacen de un clásico atún presentado con una propuesta de vanguardia.

- Advertisment Article Inline Ad -

El principal plato -La Tonga Manabita- arroz cocido como solo los manabitas lo presentan, un seco de gallina pata amarilla cubierto de un gordo de maní que al envolverse en una hoja de plátano verde adquiere un sabor característico de la Tonga, siendo un plato popular presentado con gallardía y orgullo manaba.

Cuando la Trilogía de postres nos dio un final de identidad, el mismo estaba conformado por: Rompope un postre manaba con licor que lo perfuman especias dulces y la textura perfecta, un clásico dulce de Rocafuerte los alfajores rellenos de manjar de leche y cubiertos de coco rallado, un chocolate manabita que estaba presente en un delicioso brawnie.

La propuesta que se elabora en una cocina con identidad que está presente en un gran Hotel, con la mejor vista de un mar turquesa que siempre invita a quedarse más tiempo del que habíamos  previsto, pero valió la pena y les aseguro que es muy recomendable la visita.  Déjese mimar y vivir una experiencia que su paladar jamás podrá olvidar.

Artículo firmado por Edgar León, Embajador Gastronómico –

- Advertisement Article Bottom Ad -