La cuota macabra de noviembre…(Juan Cárdenas)

676
Imagen web /
- Advertisement Article Top Ad -

Hace 99 años cientos de obreros fueron masacrados en Guayaquil, por el “delito” de soñar en sus derechos. El gobierno liberal de Tamayo justificó la matanza acusando a las víctimas de saqueos y ataques a la Fuerza Pública. Luego vino la espeluznante “solución”, para tapar aquel horrendo crimen de Estado: abrieron a bayoneta los estómagos de los muertos para que no floten y los lanzaron al río Guayas. La prensa de entonces, (cuándo no), culpó a los obreros del derramamiento de sangre. Joaquín Gallegos Lara graficó el crimen nefando en su obra magistral “Las cruces sobre el agua”, conmovido por el inmenso dolor de los humildes deudos que lanzaron a la Ría flores y cruces en memoria de sus muertos.

Le tocó al Ecuador la cuota sanguinaria de este noviembre. La Penitenciaría del Litoral retumbó con explosiones de bombas y municiones de armas de grueso calibre, asustando al vecindario. Menos a los que tienen la obligación de garantizar la seguridad en todo el territorio, incluidas las calles y las cárceles. “Esa gente” estaba ocupada homenajeando a los “marines” de las fuerzas imperiales. No iban a interrumpir el banquete, las fotos y otras frivolidades, por una más de las matanzas. Que esperen, hasta que los contadores de cuerpos se pongan de acuerdo en el número de víctimas.

El grito lastimero de los masacrados en el interior de la cárcel y multiplicado luego por miles de familiares arremolinados en los alrededores, no bastó para la actuación de los obligados a garantizar la vida y la seguridad de 68 asesinados y calcinados entre gritos lastimeros. Hipocresía. Cómo celebraron la derogatoria vía Corte Constitucional de “lujo Trujillista”, de las Enmiendas Constitucionales, entre las cuales constaba la participación de las Fuerzas Armadas bajo la coordinación de la Policía Nacional, para garantizar la seguridad ciudadana. Ahora le tiran la pelotita, obligándola a rechazar cualquier inculpación. Cómo se ensañaron los operadores de injusticia, digo de justicia,  dictando prisión preventiva como boletos de circo. Ahora dicen que la privación de libertad es la excepción, de última ratio. “Créanme que no les creo”, decía el abuelito…

- Advertisment Article Inline Ad -

Hay renuncias pedidas, otras que se caen de maduras, el lavado de manos juega al pepo; pero los muertos están allí y siguen sumando mes a mes. Ah, y la joya de la corona: del mismo autor de la cerdosa mentira de que el radar de Montecristi fue objeto de un atentado terrorista con dinamita, versión que fue expresamente desmentida por el Ministro de Defensa, nos viene “su corazonada”, sin ninguna prueba ni sustento, de que detrás de las masacres carcelarias están los “golpistas que quieren tumbar al Presidente”. ¿Entendieron? Ni yo. ¿O sea que 600 periodistas de 90 países que analizaron cerca de 12 millones de documentos y emitieron el informa de Pandora Papers, trabajaron en el planeta tierra solamente para fastidiar a “esa gente?

No ofendan la lógica ni la paciencia de la gente. Explique el investigado sus actos respecto a los señalamientos de los papeles de Pandora, si tiene las respuestas. Lo demás es pirotecnia.

Artículo firmado por Juan Cárdenas

- Advertisement Article Bottom Ad -