Pablo Izquierdo Pinos

“No hay espectáculo más terrible que la ignorancia en acción” (Goethe)

En la película cómica de los 80, la tripulación de un avión se enferma y la única persona que puede aterrizar es un señor que tiene miedo a volar: de morirse de risa. En otroescenario, el Ecuador en Salud sigue siendo un país en “lista de espera” y de “compre la receta en la farmacia frente al hospital”. Un avión del que nadie se hace cargo y que cae en picada: aquí morirse es en serio.

- Advertisment Article Inline Ad -

El ministerio del Covid-19 (MSP) se olvidó de los pacienteshospitalizados, tirados en el suelo de las salas de espera y acampando en las madrugadas por un turno; de los embarazos adolescentes; de la desnutrición infantil (1 de cada 2 niños indígenas); de las enfermedades catastróficas y raras y de lo más común, de las enfermos crónicos.

La vacunación 18 meses después, es el único caballo de batalla, cuando sobran las vacunas en el negocio farmacéutico y el mundo ya vacunó a más de la mitad de supoblación. Poco humildes se autonombran “planificadores estratégicos”. Entusiasmados ya planifican la tercera, la cuarta dosis y con mucha información de prensa y nada deinvestigación: también vacunar a los niños. Sí…los mismoque en casi 6 meses de gobernanza sanitaria no reaccionaron y profundizaron la crisis de los ya devastados hospitales,mientras siguen recorriendo bodegas vacías.

Esta semana se suspendieron las cirugías programadas por falta de anestésicos, hilos de sutura, drenajes, solución salina. En planificación familiar no hay microgynon, microlut, soluna inyectable ni implantes anticonceptivos. Tampoco hay vacunas antitetánicas para embarazadas: en el segundo país de Latinoamérica con mayor índice de embarazo infantil.

No hay antibióticos para adultos peor para niños. No hay antihipertensivos, antidiabéticos orales como la metformina. No hay analgésicos, antiinflamatorios, antiparasitarios. Los pacientes con catastróficas no tienen medicamentos oncológicos. Pacientes con dolores prolongados y en cuidados paliativos no reciben buprenorfina en parches. No hay bolsas de colostomía. A las madres de niños quemados les mandan a comprar gasas vaselinadas, ungüentos, sueros.

No hay factores de coagulación -medicamentos que evitan la coagulación de la sangre- y el programa del MSP es un dispensador solo cuando hay. Los pacientes con patologías hemorrágicas no están siendo atendidos a nivel nacional. No hay profilaxis ni atención de sangrados emergentes. Las derivaciones tardan 2 meses y si el pobre paciente tiene que hacerse una resonancia magnética afuera, se muere esperando meses.

No hay medios de contraste para las tomografías, no hay placas de Rx, los ecógrafos son obsoletos y los equipos de angiografía cuando funcionan son un riesgo para el paciente. En laboratorio no hay reactivos específicos. Investigación médica seria y con rigor científico; docencia y educación médica: no existen. Ah, pero tenemos equipos de robótica con insumos carísimos y de un solo proveedor millonario.

Si hay Directoras y gerentes de hospitales que se encuentran fuera del país “entrenándose” con viáticos y en comisión de servicios con sueldo que no saben de costo-beneficio y de protección al paciente, de dignidad menos. Aduladores con buena remuneración.

A todo esto, la autoridad sanitaria dijo en un principio que se habían presentado 160 mil oferentes de medicamentos, insumos y dispositivos médicos. Lo que calificarlos tardaría más o menos 7 u 8 años. El viceministro le corrigió argumentando que a la convocatoria se habían presentado alrededor de 3 mil oferentes. Finalmente el 11 de agosto se declaró una emergencia centralizada “priorizando” la compra de 123 medicamentos esenciales entre los que consta el “viagra” y no aparecen (entre otros) medicamentos oncológicos para pacientes pediátricos. La importancia de sus prioridades.

Hasta ahora se adquirieron apenas 34 ítems porque argumentan no hay ofertas suficientes. El ahorro de esa compra es mínimo. ¿Sabrán que en economía de escala el costo disminuye cuando se incrementa el volumen y los ítems de compra?

Lo han tenido todo: una pandemia en retirada, una economía en franca recuperación, un presidente aparentemente con buenas intenciones y un respetable vicepresidente médico, pero el equipo de gobernanza sanitaria es una foto deinexpertos pilotos PHD (s) que manejan el avión de la Salud todavía en chancletas. ¿Quién pilotea nuestro país?

- Advertisement Article Bottom Ad -