El Covid 19 aún sigue causando problemas en el mundo

A partir de este lunes (30.08.2021) el pase sanitario impuesto en Francia es obligatorio en el trabajo para 1,8 millones de empleados de restaurantes, cines, museos y trenes de largo recorrido, que se suman a los ciudadanos que desde el verano boreal deben utilizar esta herramienta para demostrar que están vacunados, superaron el COVID-19 o dieron negativo al SARS-CoV-2. Es una de las medidas adoptadas por el gobierno de Emmanuel Macron para controlar la pandemia.

Hasta el 15 de noviembre, los empleadores deberán verificar la validez del pase de su personal trabajador en contacto con el público, así como quienes intervienen en “lugares, establecimientos, servicios o eventos” listados por el ministerio de Trabajo, en especial bares, teatros, autobuses interregionales, aviones, parques de atracciones, zoológicos, ferias o algunos centros comerciales.

- Publicidad Inline Ad -

El portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, prometió “una semana de flexibilidad” antes de aplicar eventuales sanciones que pueden llegar hasta un cierre administrativo. “Si al cabo de varias semanas” algunos empleados “no tienen un pase sanitario”, la empresa “ingresará en un sistema de suspensión de contrato de trabajo” lo que es una “decisión grave”, subrayó Benoît Serre, vicepresidente de la Asociación Nacional de Directores de Recursos Humanos (ANDRH).

Alta tasa de vacunación

La ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, se mostró confiada en que esa obligación, fijada con una ley adoptada en julio que pretende dar un impulso al proceso de vacunación y evitar cierres en futuras olas epidémicas, no encontrará grandes obstáculos. El pase sanitario, de hecho, es aprobado por la mayoría de los franceses, según los sondeos, que le dan hasta un 77 por ciento de respaldo.

Otro elemento de optimismo para el Ejecutivo es el ritmo de vacunación, con 48,4 millones de personas (un 71,8 por ciento de la población) que hasta este domingo 29 de agosto habían recibido al menos una dosis y 43,6 millones (un 64,6 por ciento) que habían completado la pauta. Ese ritmo es superior al del Reino Unido, Estados Unidos o Israel. Además, las manifestaciones contra el certificado que se han sucedido durante los siete últimos sábados, han perdido fuerza en las últimas semanas.

Con información de Deutsche Welle