Canciller Wang Yi hizo hincapié en que China siempre ha participado en la cooperación internacional en materia de trazabilidad con una actitud abierta.

El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, se reunió el 25 de julio de 2021 con la prensa en compañía de su homólogo de Finlandia, Pekka Haavisto, en Chengdu, provincia de Sichuan. Se le preguntó a la parte china qué opinión tiene sobre la denigración contra China por parte de un número reducido de países aprovechando la cuestión de la trazabilidad del virus que causa la COVID-19.

Wang Yi dijo que la trazabilidad del virus es una cuestión científica seria. Se debe permitir que los científicos estudien claramente los orígenes del virus que causa la COVID-19, para prevenir mejor los riesgos futuros. “Todos los ministros de Relaciones Exteriores con los que hemos tenido encuentros están de acuerdo en que la trazabilidad no debe sufrir de manipulación política, y no es para criticar a determinado país, y mucho menos para dividir a la comunidad internacional. Solo con la solidaridad podremos derrotar verdaderamente al virus”, dijo el canciller chino.

- Publicidad Inline Ad -

Sin embargo, lo que se ha observado es que, desde llamar descaradamente el virus como “virus de Wuhan” el año pasado hasta retirarse escandalosamente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Estados Unidos ha pretendido, desde el principio, politizar la pandemia, estigmatizar el virus, e instrumentalizar la trazabilidad, e incluso ha hecho caso omiso al trabajo arduo de los científicos, ha recurrido en cambio a los servicios de inteligencia para llevar a cabo la supuesta trazabilidad, y ha difundido de manera exagerada y sensacionalista la “teoría de una fuga de laboratorio” basada en la presunción de culpabilidad. El propósito de la parte estadounidense es muy claro: transferir la responsabilidad por su incompetencia contra la pandemia y alcanzar su objetivo político de difamar y reprimir a otros países. Es necesario agregar esta bochornosa pieza a los anales de la lucha de la humanidad contra la pandemia.

Wang Yi hizo hincapié en que China siempre ha participado en la cooperación internacional en materia de trazabilidad con una actitud abierta. La parte china ha invitado dos veces a expertos de la OMS a China para llevar a cabo estudios conjuntos de trazabilidad, y han hecho enormes esfuerzos para esto. Los expertos fueron a todos los lugares que querían visitar, vieron a todas las personas que querían conocer, llegaron a una conclusión científica de que “es extremadamente improbable una fuga de laboratorio”, y presentaron sugerencias importantes como “buscar posibles casos tempranos a nivel mundial” y “estudiar la posibilidad de la transmisión del virus a través de la cadena de frío”. El trabajo de trazabilidad en la siguiente etapa debe continuar extendiéndose sobre esta base, y es necesario estudiar los diversos tipos de casos tempranos que se han descubierto en múltiples países y lugares del mundo. Hace unos días, expertos médicos y en investigación científica chinos celebraron una conferencia de prensa para aclarar una serie de rumores con hechos y datos, y expresaron la solemne posición de China con una actitud científica.

Wang Yi señaló que hay que llevar a cabo la trazabilidad tanto del virus que causa la COVID-19 como del virus político. El plan de segunda fase de trazabilidad presentado el otro día por la Secretaría de la OMS para su discusión entre los Estados miembros les dejó a los científicos con la boca abierta, puesto que este plan no solo se ha desviado de los requisitos determinados en la resolución de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud (AMS), sino que también ha ignorado las conclusiones y recomendaciones obtenidas en la primera fase de estudio conjunto. Parece que Estados Unidos, después de volver a la OMS, no se ha concentrado en la lucha antipandémica internacional, sino que ha continuado difundiendo todo tipo de virus políticos aprovechando esta plataforma. Cualquier plan de trabajo, si no es un plan destinado verdaderamente a buscar los orígenes del virus, sino un plan que sirve para tratar de desacreditar a China, como país soberano independiente, China jamás lo aceptará ni es posible que lo acepte. No solo China, sino también casi 60 países han enviado cartas a la OMS hasta ahora para expresar su acuerdo con los resultados de la primera fase de estudio de trazabilidad y su oposición al intento malicioso de politizar la trazabilidad.

Wang Yi reiteró que, con respecto a la cuestión de la trazabilidad, hay que cooperar y no lanzar difamaciones; hay que buscar la verdad, no mentir; y hay que respetar la ciencia y no practicar la manipulación política. Con apego al espíritu abierto, transparente, científico y cooperativo, China está dispuesta a seguir apoyando y participando en la cooperación global en términos de trazabilidad.

Confirmado.net / Ministerio de Relaciones Exteriores RPChina