Bernie Madoff, quien lideraba una estafa piramidal en Wall Street murió hace pocas horas.
- Publicidad Top Ad -

El financiero defraudó más de 64.000 millones de dólares gracias a la trama piramidal que dirigió durante 45 años.

Las autoridades penitenciarias de EE UU han confirmado la muerte del financiero Bernie Madoff en una prisión federal de Butner (Carolina del Norte), a los 82 años. El que durante décadas dirigiera la mayor trama piramidal en la historia de Wall Street acarreaba problemas de salud que le impulsaron a pedir clemencia en febrero de 2020. “Después de más de diez años entre rejas y con menos de 18 meses de vida por delante, Madoff le pide humildemente a este tribunal un mínimo de compasión”, escribió su abogado, Brandon Samples, el 5 de febrero de 2020, en una solicitud remitida al Distrito Sur de Nueva York. En vano.

Había sido condenado a 150 años de prisión en 2009 por estafar 64.800 millones de dólares gracias a las artimañas del conocido como esquema Ponzi, o trama piramidal. Entre sus miles de víctimas se cuentan personas físicas, jurídicas, fondos de inversión y de pensiones y organizaciones humanitarias. También los actores Kevin Bacon, Kyra Sedgwick y John Malkovich; el beisbolista Sandy Koufax y una organización caritativa asociada al director de cine Steven Spielberg. Los dueños de los Mets de Nueva York, veteranos clientes de Madoff, debieron luchar durante años para mantener el equipo debido a las pérdidas económicas que les provocó su inversión en el esquema fraudulento de Madoff.

La Fundación del premio Nobel de la Paz Elie Wiesel perdió más de 15 millones de dólares. “Creíamos que era Dios, lo pusimos todo en sus manos”, dijo Wiesel en 2009.

- Publicidad Inline Ad -

El que durante décadas fuera sinónimo de éxito en las finanzas, cuyo nombre siempre estará asociado al batacazo financiero de 2008, confesó a su familia los fraudes que había cometido durante 45 años. Su imperio se desplomó, pero también su vida familiar: su hijo mayor se suicidó y el segundo y menor, murió de cáncer. Su esposa ya no lo va a ver a prisión y sus nueras y sus nietos se cambiaron el apellido. Todos intentan rehacer sus vidas lo más lejos de la tóxica marca Madoff.

Dos semanas después de la confesión del estafador, él y su esposa, Ruth Madoff, intentaron suicidarse en su ático de Manhattan, según relató ella en una entrevista a The New York Times. Durante los dos primeros años de prisión por el fraude, Ruth visitó a quien ha sido su marido durante 60 años en prisión. Sin embargo, eso cambió el 10 de diciembre de 2010, en el segundo aniversario del arresto del estafador. Mark Madoff, el hijo mayor del matrimonio, fue encontrado ahorcado en su residencia en el Soho. En una habitación aledaña estaba su hijo de 22 meses. Cerca de las cuatro de la mañana Mark le envió dos correos electrónicos a su esposa Stephanie Madoff, quien se encontraba de viaje. En uno le decía que la amaba, y en el otro que enviara a alguien para que cuidara del bebé. El abogado del difunto sostuvo que “sucumbió a la presión”. Ese día se acabaron las visitas de Ruth Madoff a la cárcel.

Con información de EL PAÍS

- Publicidad InText -