Los ecuatorianos acudieron a las urnas el 11 de abril.
- Publicidad Top Ad -

Habló el soberano. Que lo confundieron con una de las campañas más sucias de que tenga memoria el País. Que lo trataron como a simios para enervar los más bajos instintos, como antesala para provocar el odio visceral. Y lo lograron. Con el entusiasta apoyo de la prensa mercenaria que en vez de la verdad, forjaron una farsa monumental que obnubiló al respetable, al punto de engatusarle con un escenario de escarnio y distorsión, descalificando irresponsablemente al rival, quien con dignidad y respeto a la opinión pública, hizo una campaña de propuestas, programas, propuestas, con la participación y aportes de la sociedad que tuvo acceso a la formulación del plan de gobierno. Con abstracción de ello, la mayoría se pronunció y hoy tenemos un Presidente Electo. Es la voluntad ciudadana en democracia.

A la militancia, nuestro reconocimiento por su lealtad y sacrificio en la campaña. Gracias por su pasión por la Patria, en condiciones muy adversas, con carencia de recursos económicos y materiales; pero con la voluntad inquebrantable de recuperar ese País que fuimos capaces de construir, bajo el inolvidable liderazgo del Mashi Rafael. El nuevo  Gobierno tiene el reto de cumplir sus ofertas: préstamos a 30 años con el 1% de interés para la reactivación financiera de los agentes de la economía popular y solidaria, de los micro emprendedores. Incremento del salario básico unificado a 500 dólares; la vacunación inmediata y masiva, sin privilegios odiosos. Y en los hechos, el afianzamiento de la dolarización, suspendiendo el peligroso drenaje de miles de millones de dólares al exterior, especialmente a paraísos fiscales.

Con el 48% de apoyo popular, nos legitimamos plenamente para ejercer el estatuto de una oposición propositiva y firme, al amparo de la norma suprema que nos garantiza el ejercicio de una acción crítica, con propuestas viables que el nuevo Mandatario debe evaluar, al margen de fanatismos sectarios que creen haber recibido un cheque en blanco para imponer sus antojos y privilegios, causa primaria del derecho a la Resistencia que goza de garantía constitucional para el pueblo. 

A los compañeros Andrés Araúz y Carlos Rabascall, nuestro agradecimiento por su extraordinario desempeño en campaña. Tienen el aval de la mitad de compatriotas que aún sueñan con el retorno de la Patria. Es ése un serio compromiso para que asuman el liderazgo de nuestros sueños y esperanzas. Para las tareas difíciles estamos listos y preparados; en las tareas imposibles, nos demoramos un poquito…

- Publicidad Inline Ad -

Artículo firmado por Juan Cárdenas

- Publicidad InText -