Andrés Arauz recibió el apoyo y respaldo de la Conaie

Aunque Guillermo Lasso quiso refrescar su imagen para iniciar la segunda vuelta electoral y poder captar nuevos votantes, en la última semana se ha visto que una buena parte del movimiento indígena apoyará a Andrés Arauz. Los hechos de Guamote y el apoyo del presidente de la CONAIE parece que le han dado un “giro indígena” a la campaña, y con ellos también han recordado las protestas y la represión de octubre de 2019.

El candidato conservador quiso mostrarse cercano a grupos con los que nunca se ha identificado, como los jóvenes, LGBTIQ+ y los indígenas, pero no ha podido realmente llegar a esos sectores del electorado ecuatoriano. Y es que más allá de que saliera en su primer video con una mujer indígena parada a su lado izquierdo, lamentablemente fue evidente para la ciudadanía que la habían puesto allí casi como decoración. Un tiro que le salió por la culata al candidato, porque la percepción fue de ofensa y no de alianza.

El otro episodio reciente ocurrió a mediados de la semana pasada cuando al candidato Lasso y a su caravana los pobladores de Guamote les impidieron realizar sus actividades de campaña. De manera espontánea, de forma ciudadana, los moradores de Guamote que mayoritariamente son población indígena y que cargan en sus espaldas una amplia historia de lucha, protestaron frente a la candidatura del banquero porque lo ven como uno de los incitadores de la violencia estatal en las marchas de Octubre de 2019.

En una expresión auténtica de lo ocurrido en Octubre, donde la población indígena y mestiza de sectores populares protestó contra las medidas neoliberales de Lenin Moreno, Lasso fue obligado a retirarse de Guamote porque lo acusan de haber apoyado la represión que terminó con la vida de Edgar Yucailla, poblador de esa localidad. En total fueron once manifestantes los fallecidos en medio de las protestas de octubre. Por varios de estos fallecidos la Defensoría del Pueblo ha pedido investigaciones penales en contra de las autoridades que comandaron la fuerza pública. En diferentes medios quedaron registradas las declaraciones del candidato Guillermo Lasso pidiendo mano fuerte contra los manifestantes, y respaldando el accionar de la entonces ministra María Paula Romo, a quien la población identifica como la generadora de la violencia estatal. Por eso no faltan razones para los moradores de Guamote en contra de Lasso.

El tercer acto del “giro indígena” de la campaña de segunda vuelta ha sido el apoyo que recibió Andrés Arauz por parte del presidente de la CONAIE, Jaime Vargas, en su visita a la Amazonía este fin de semana. Y es que la figura de Jaime Vargas es al mismo tiempo un símbolo del movimiento indígena y un símbolo de las protestas de Octubre porque fue él uno de los líderes visibles de esas manifestaciones. Aunque algunos medios de comunicación, generadores de opinión y analistas han querido hacer ver el apoyo de Vargas a la candidatura de Andrés Arauz como un asunto meramente personal, es evidente que su pronunciamiento tiene el respaldo de todas las comunidades de la Amazonía ecuatoriana reunidas en la CONFENIAE; sí ha quedado claro a través de diferentes líderes y de comunicaciones de las propias comunidades. Pero también es claro que hay sectores del movimiento indígena, y especialmente dentro de la dirección de Pachakutik, que promueven el voto nulo y no están de acuerdo con el apoyo a Arauz.

De esta manera, se inicia la última semana de campaña electoral con una fuerte presencia del movimiento indígena y de las memorias del proceso de lucha de Octubre de 2019, que recuerdan a la población de sectores populares que Guillermo Lasso fue uno de los principales apoyos de Lenin Moreno en estos cuatro años. Desde la otra orilla, Andrés Arauz y los simpatizantes del expresidente Correa representan justamente a los sectores que se opusieron a las medidas del gobierno y que acompañaron en las calles a los manifestantes en las protestas de octubre. Además, pese a los desencuentros del pasado entre el presidente Correa y los movimientos indígenas, la relación entre estas corrientes políticas es más clara y cercana que la representada por el candidato conservador Guillermo Lasso, que reiteradamente ha criticado las demandas del sector indígena, y que además ahora está aliado con Jaime Nebot que fue quien les mandó a quedarse en el páramo pero ahora sí quiere que bajen a votar.

Confirmado.net

- Publicidad InText -