El ministro de Gobierno de Ecuador, Patricio Pazmiño, renunció el viernes a su cargo, en medio de los cuestionamientos desatados en días pasados tras los amotinamientos en cuatro cárceles, que terminaron con 80 presos asesinados.

El ministro de Gobierno de Ecuador, Patricio Pazmiño, renunció el viernes a su cargo, en medio de los cuestionamientos desatados en días pasados tras los amotinamientos en cuatro cárceles, que terminaron con 80 presos asesinados.

“Es mi decisión personal presentar mi renuncia irrevocable (…), desde varios sectores injustificadamente se ha cuestionado mi gestión en el Ministerio de Gobierno, estoy convencido de que en un acto de transparencia, la defensa de mi gestión debe realizarse fuera del cargo”, dijo Pazmiño en su renuncia presentada al presidente Lenín Moreno.

Pazmiño estuvo a cargo de la cartera de Gobierno desde noviembre pasado.

El exfuncionario añadió que en su condición de servidor policial en servicio pasivo quiere evitar que se empañe el trabajo de la Policía del país.

El lunes, a través de una resolución aprobada por una mayoría de 89 legisladores, la Asamblea Nacional (parlamento) exigió al jefe de Estado la destitución de Pazmiño, del comandante general de la Policía, Patricio Carrillo, y del director nacional del Servicio de Atención a Privados de Libertad (SNAI), Edmundo Moncayo.

Los tres comparecieron ante el pleno de la asamblea para responder por los actos violentos sucedidos en las cuatro cárceles en las provincias de Guayas (oeste), Azuay (sur) y Cotopaxi (centro).

Pazmiño sustituyó en noviembre a la entonces ministra María Paula Romo, censurada y destituida por el parlamento por la forma en que enfrentó las protestas de octubre de 2019 contra la intención del Gobierno de eliminar los subsidios a los combustibles.

Con información de Agencia Sputnik

- Publicidad InText -