Media hora antes de que el tren partiera hacia Mánchester, el felino fue visto en el techo del tren, parado sobre la cabina del conductor

Un gato se subió este martes encima de un tren en la estación de Euston, en Londres (Reino Unido), y permaneció allí sentado unas horas, informan medios locales.

Media hora antes de que el tren partiera hacia Mánchester, el felino fue visto en el techo del tren, parado sobre la cabina del conductor, de donde se negó en redondo a moverse, por lo que tuvo que ser retrasado el servicio. Este tipo de trenes se desplazan a una velocidad de 201 kilómetros por hora.

El contratiempo obligó a trasladar a los pasajeros a un tren de recambio y provocó un ligero retraso del servicio ferroviario entre la capital británica y Mánchester.

Los trabajadores de la estación necesitaron un total de dos horas y media para convencer al animal de que se bajara del tren, ya que estaba en peligro debido a su cercanía con los cables de 25.000 voltios. Asimismo, indicaron que cuando descendió, el felino-maquinista mostró una actitud “fanfarrona”.

“A menudo tenemos que lidiar con pájaros dentro de la estación, ¡pero en todo el tiempo que llevo aquí este es el primer gato que navega en tren!”, explicó Joe Hendry, gerente de la red ferroviaria para la estación de Euston. “Afortunadamente, la curiosidad no mató a este gato y nos alegra que haya evitado consumir una de sus nueve vidas”, añadió.

Con información de Actualidad RT

- Publicidad InText -