Lasso es Moreno

En medio de la campaña caracterizada por las propuestas serias, creíbles y viables de Andrés Araúz, ganador de la primera vuelta, el segundo no quiso quedarse atrás y se mandó lo suyo: que él no ha cambiado de posición ideológica, sólo de peinado, pantalón y zapatos rojos y sin medias como los pelados, que sigue manteniendo las mismas propuestas neoliberales. Que el que cambió fue el presidente Moreno, quien asumió el programa del banquero. En otras palabras: “qué culpa tiene la tranca si viene el sapo y se ensarta”.

Esto significa que Lasso ha gobernado estos cuatro años con sus propuestas del 2017: consulta popular, que parió a la más tenebrosa cuadrilla de demolición de la Patria, capitaneada por Trujillo, la transición y el interinazgo como pretexto para alzase con todas las instituciones del Estado, incluida la Legislatura a cambio de sendos platos de lentejas y para los más exigentes, con hospitales de yapa; privatizaciones, perdón y olvido de 4 mil 500 millones de dólares en impuestos a los banqueros, transnacionales petroleras y telefónicas y a los grandes grupos económicos; ley de simplificación tributaria para chantarle el 2% de impuesto a los pequeños emprendedores, mientras la oligarquía bancaria se cargaba con más de 8 mil 600 millones de dólares de deuda pública hacia bancos en Suiza y otros paraísos, ley de ayuda humanitaria para barrer con todos los derechos de los trabajadores, autonomía del Banco Central que ya fue negada por la Asamblea en noviembre de 2019, con la cual ahora insiste en una nueva envoltura  mentirosa, dizque de “protección de la dolarización” que ellos mismos están destruyendo con el multimillonario saqueo de la divisa.

Entonces, “a confesión de parte, relevo de prueba”. El banquero Lasso confiesa que ha gobernado estos 4 años, con lo cual acepta que es el responsable de la tragedia nacional que sufrimos. ¿Y pretende que le reelijan otros CUATRO AÑOS MÁS? Esa es la cuestión de fondo. ¿Estamos consientes de que el Ecuador NO podría soportar un gobierno tan destructivo, insolidario, inequitativo, irresponsable, injusto y concentrador de la riqueza nacional en manos de menos del 2% de la población ecuatoriana?

Y para rematar, una nota chistosa: Los destructores de AP-35 que nos arrebataron para aniquilarla impunemente y que a la luz de los resultados electorales no sacaron ni para los tabacos, como dice el abuelito, a los cuatro años de desgobierno se les ocurre pedirle cuentas al mandamás de la cuadrilla, para que justifique porqué no cumplió el programa de gobierno aprobado en las urnas en 2017 y en su defecto asumió el programa del banquero. O sea que lucran a mano abierta durante todo este periodo, cuidándose de culpar de todo a Correa y recién ahora reconocen que la embarraron; o siguen con hambre atrasada…

Los traidores nunca fallan, seguro que vuelven a traicionar. Alguien decía con gran sabiduría: “pon en un saquillo algunas serpientes venenosas. Al fin se matarán entre ellas” ¿Entendieron? ¡Yo sí!

Artículo firmado por Juan Cárdenas

- Publicidad InText -