- Publicidad Top Ad -

Desmantelaron el “Estado obeso”, se ensañaron con los “elefantes blancos”, estigmatizaron la inversión pública, el “exceso de gasto”, puro “despilfarro populista”. Ese maldito “paternalismo” de los gobiernos socialistas decían, con tonito doctoral, “solo sirve para mal acostumbrar a los pobres”, ya está bien de darles todo regalado… Las consecuencias están a la vista y son dolorosas. El Ecuador se está convirtiendo en un Estado fallido, sin timón en el delirio. Cada día cuenta en esta pesadilla, cada día se recorta un poco más nuestro derecho a la vida, nuestro derecho al futuro, a la paz, a la felicidad.

Pero siguen ahí, pontificando sus recetas en los medios que controlan. Ahí siguen, echándole la culpa de su mediocridad e indolencia al gobierno anterior, nada es responsabilidad de ellos… Ahí están, intentando privatizar el Banco Central mientras buscan la reelección para profundizar su modelo; ese modelo en el que se agudizan las desigualdades y en el que nunca pierde el gran capital, no importa cuán grave sea la crisis. Nos hablan de emprendimiento, de “capacidad para cambiar”; nos dicen que lo otro es Venezuela, pero no mencionan si quiera que ese país que tanto aluden ha conseguido muchas más vacunas que el nuestro.

Frente al desangre en las cárceles reforzarán su discurso punitivista, ni una palabra sobres las causas que motivan el aumento exponencial de la violencia; nada dirán sobre la eliminación del Ministerio de Justicia, los recortes al presupuesto del ECU911, o la destrucción de la estrategia de seguridad. ¿Quién manda en nuestro país, compatriotas? ¿Quién debería mandar? ¿El mercado o los seres humanos; las élites o las grandes mayorías? Un Estado en función de las grandes mayorías no sataniza el gasto público en hospitales y seguridad. Lo de abril no será una elección más, ¡es la vida digna la que está en juego! Podemos seguir con un gobierno cuyo leitmotiv sea estar contra el “correísmo”, o elegir a un gobierno que se ponga al frente de las grandes causas nacionales. No hay más.

Realización: Abraham Verduga

- Publicidad Inline Ad -
- Publicidad InText -