El periodista Xavier Lasso Mendoza, en su programa Palabra Suelta, tan natural para las familias ecuatorianas, entrevistó este martes 23 de febrero al economista Andrés Arauz en la casa de campaña del candidato. Tal vez por ese motivo, la entrevista se sintió tan familiar, el Futuro Presidente de los ecuatorianos de forma totalmente relajada, como en una conversación entre amigos supo mostrar su lado distendido, muy lejos de lo protocolar.

            Un tema devastador para todo ecuatoriano en este día en particular, fueron los motines carcelarios, tema triste, salvaje, grosero y perturbador para cualquier persona con dos dedos de humanidad, pero para un candidato a la presidencia debe ser, además, una alerta de la desinstitucionalización en el país. Andrés se mostró claramente conmovido, dando el pésame a los familiares de las personas masacradas, pero además puso hincapié en la situación actual que vive nuestro país, un país abandonado a su suerte en cada ámbito de la política pública, costos de vidas que pesan sobre los hombros de quienes no tienen la conciencia suficiente como para notarlo. Y es que el presidente Lenin Moreno, como es usual es su empobrecido discurso, mostró sus pocas luces de nuevo culpando a Rafael Correa por los motines, por las muertes… por su arrogante e irresponsable ineptitud.

            Cuando no se tiene la entereza para aceptar un error, no se tendrá jamás la capacidad para enderezarlo, este gobierno tiene la capacidad innegable de superarse a sí mismo en inoperancia. Hoy, sangre de casi 70 personas corre por las manos del Poncio Pilato de nuestra empobrecida política, un ineficaz, un Barrabás, un traidor. Andrés, ante las inconcebibles declaraciones del actual presidente de la República, agradeció la distancia política que existe entre ellos, subrayó que claramente, Lenin Moreno no votará por el binomio de la esperanza, votará por quien, según sus palabras, ha cogobernado en este gobierno. Un momento incómodo en el estudio, cuando Xavier le pidió que mencionara a quién se refería, “¿a quién?, ¿quién cogobernó con él?”, Andrés se refería al líder de la ultra derecha ecuatoriana, quien, desde el domingo pasado, es el candidato contendor de Arauz en las siguientes instancias electorales, Guillermo Lasso Mendoza, hermano del periodista.

Un twitter alegró al mercado de memes del país esta mañana, Lenin Moreno felicitando al ganador de un reality, esto en medio de una crisis sanitaria sin precedentes, mientras llegan noticias de países vecinos quienes se encuentran recibiendo por miles de miles las vacunas para su gente, él no tenía esas buenas nuevas para los ecuatorianos, él quería felicitar al chef. Las perlas que nos regala este gobierno rayan en lo macabro, en lo siniestro, al ser inquirido sobre el tema, el joven economista habló sobre las vacunas, sobre la certeza de su llegada, de su tratamiento, de su entrega. Vacunas provenientes de Argentina, o de Rusia, o de China o de Cuba, Andrés aseguró que lo importante será que hayan pasado por todas las etapas de aprobación, y aseguró que, como debe ser, él sería de los últimos en vacunarse, la primera línea es para los héroes de bata blanca.

            Un economista lleno de ilusión por lograr un cambio, tan joven, pero con una interesante experiencia en el ámbito de lo público, habiendo sido parte del gobierno de Rafael Correa, conoce y sabe cómo hacer y mejorar lo ya logrado. Dice que, luego de las elecciones del 7 de febrero, existe “una obligación histórica con la gente, pues claramente los votantes condenan la traición, condenan lo acontecido en octubre y el tratamiento de la pandemia”.

Joven con ideas renovadas, cansado de la politiquería, cansado de las confrontaciones, apuesta por sus votantes, por quienes creen en la política pública, por quienes creen en los valores, en una mejor sociedad.

Parte de la campaña sucia, en la que Andrés Arauz es el centro del huracán, ha sido el dudar de sus estudios en de tercer nivel en Michigan, esto debido al tiempo de registro en el Senescyt, donde su Máster fue inscrito antes que su bachelor. Andrés, muy sonriente, explicó lo absurdo de estos dimes y diretes, nada turbulento, nada excepcional, simplemente un joven graduado en la Academia Cotopaxi con una doble titulación internacional, que, mientras se avalaban con alguna universidad nacional, decidió estudiar su máster en el exterior sin pérdida de tiempo, pero en una sociedad polemizada permanentemente, con redes sociales que dictan el pan nuestro de cada día, con medios de comunicación que decretan quién estará en la palestra y quién en el paredón a diario… con un presidente que en medio de una crisis nacional de salud y de seguridad, sigue un reality… ¿qué se puede esperar?

La Mujer en su Gobierno.

Las dudas sobre el papel de la Mujer en su gobierno, son muy apropiadas, en este ámbito Andrés hizo una muy procedente autocrítica, “falta mucho” y es verdad, sin embargo, él se considera una aliado, un compañero feminista, recuerda que parte de lo ofrecido es crear La Secretaría de la Mujer, además la participación paritaria, “una equidad que impacte, porque como se deciden las políticas arriba, se transforman abajo”, de esta manera mejorarán las salas de lactancia, las licencias por maternidad, se pensará desde una mente de mujer los cambios necesarios en el mundo laboral de la mujer, esto afectará en políticas de cuidado infantil para que la carga de la mujer sea mas distendido. Citó, además, algo muy escuchado en los discursos feministas, “el 8 de marzo no es un día de regalar una flor”, y así es, el 8 de marzo, Futuro Presidente de los ecuatorianos, ¡regálanos equidad!

Tal vez porque su generación vivió otras realidades, Andrés piensa en que a la familia hay que repensarla, pues existe, gracias a un sinnúmero de temas exógenos, una gran diversidad de tipos de familias, a lo que llamó “evolución de familias” y a todas hay que tratarlas con amor. La siguiente interrogación del periodista fue hacia este mismo ámbito, hacia estas nuevas familias, sobre las parejas del mismo sexo, a lo que respondió con la misma ecuanimidad, “ya tenemos una decisión sobre el matrimonio igualitario, esta es una decisión aceptada por el pueblo, y esto aumenta los derechos de las parejas del mismo sexo”.

Andrés, quien busca otorgar nuevamente a los ecuatorianos las becas de excelencia, es un profesional a carta cabal, quien tal vez por haber migrado por sus estudios, reconoce la importancia de políticas culturales como método de supervivencia para los pueblos, mencionando casos foráneos, pondera la necesidad de adaptarlas a nuestra realidad, ese cariño a lo nuestro, esa identificación con lo que significa ser y sentirse orgulloso de ser ecuatoriano, permeabilizándonos ante el otro, por ello, dice “protegeremos a lo nuestro, cultura, arte, música, gastronomía, pero también a la Innovación, que responda a las necesidades de nuestra sociedad”.

Xavier, cerrando la entrevista, hace un pequeño ejercicio de memoria y cuenta a los video escuchas y al mismo Andrés, que hace varios años atrás, ya fue entrevistado por él. Recapitula que el brillante economista le dijo en aquel entonces, algo, que recuerda hasta el día de hoy, “hay que trabajar por los pobres que están entre los pobres, el Estado debe trabajar para ellos, para la construcción de oportunidades, en el marco de un estado pluricultural, implementar el ART. 1 de la Constitución como un compromiso”.

Él es el Futuro Presidente de los ecuatorianos, una promesa de tiempos mejores, de un gobierno comprometido con todos, pero más aún con los más necesitados, un gobierno ágil, que deje las peleas, eso, según sus palabras, ya pasó de moda, ahora, ¡hay que trabajar!

Se despide Andrés Arauz con una franca sonrisa diciendo “pronto volverá la esperanza ecuatorianos, a pesar del día de hoy” y estamos seguros de eso, Presidente Andrés.

Artículo realizado por Jeanneth Lozada

- Publicidad InText -