La República Popular China alza su voz contra las sanciones de Estados Unidos

El ministro de Exteriores de China, Wang Yi, ha llamado este lunes en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas a “no usar los Derechos Humanos como excusa para intervenir en los asuntos internos de otros países”.

Wang ha defendido que los Derechos Humanos no pueden ser “un monopolio de unos pocos países” y “menos una herramienta para entrometerse en asuntos internos”.

El responsable de Exteriores del gigante asiático ha asegurado que cada país debe adaptar a sus tradiciones los Derechos Humanos y que China ha realizado grandes logros en el campo al erradicar la extrema pobreza diez años antes del objetivo que marca la Agenda 2030.

En esta línea, Wang ha defendido las políticas chinas en Xinjiang y ha asegurado que se han seguido las recomendaciones de la ONU para combatir el extremismo violento y, gracias a esto, no ha habido atentados en la región en los últimos años.

“Nunca ha habido un así llamado ‘genocidio’ o trabajos forzados u opresión religiosa”, ha asegurado respecto a lo que considera “acusaciones inflamatorias” de países como Estados Unidos y Reino Unido que denuncian el encierro de la minoría musulmana uigur en campos de reeducación, así como la esterilización de mujeres de esta etnia.

Esta versión ha sido apoyada por organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y supervivientes de los mentados campos de reeducación.

De esta manera, Wang también se ha defendido de las críticas de algunos de los ponentes de la jornada, como el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab y ha invitado a visitar la región.

El encargado de la diplomacia china ha asegurado además que la ley de seguridad nacional aplicada en Hong Kong, que para muchos expertos termina de manera efectiva con el sistema ‘un país, dos sistemas’, es una iniciativa que goza del apoyo del 70 por ciento de los hongkoneses, pese a las protestas.

Con información de EUROPA PRESS

- Publicidad InText -