El director del OIEA realizó estas declaraciones tras dos días de reuniones en Teherán, donde se entrevistó con el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, y con el jefe de la Organización Iraní de la Energía Atómica, Alí Akbar Salehi. Foto: IRNA

El jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, anunció este domingo (21.02.2021) que la entidad alcanzó una “solución temporal” de tres meses para controlar el programa nuclear iraní ante las suspensiones de cooperación anunciadas por Teherán. Se trata de un régimen de verificación más limitado que, empero, permitirá mantener una vigilancia “satisfactoria”.

El parlamento iraní, dominado por los conservadores, aprobó una ley en diciembre para restringir las inspecciones nucleares en el país si Estados Unidos no levanta las sanciones. Dicho marco regulatorio entra en vigor el martes. “Esta ley existe y se aplicará, lo que significa que el Protocolo Adicional, muy a mi pesar, quedará suspendido”, explicó Grossi en una breve rueda de prensa en Viena.

“El acceso se reducirá, no nos engañemos, pero seremos capaces de mantener el nivel necesario de vigilancia y verificación”, dijo el funcionario de la agencia nuclear de Naciones Unidas. “Esto salva la situación inmediata”, añadió. Grossi no aportó detalles precisos sobre qué actividades tendrá que dejar de realizar el OIEA, pero confirmó que el número de inspectores desplegados en Irán se mantendrá.

“Situación grave”

El Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) permite a los inspectores visitar e investigar cualquier instalación en Irán, civil o militar, sin previo aviso. Irán suspendió dicho protocolo y no lo retomará a no ser que Estados Unidos levante sus sanciones contra el país. Se trata de uno de los puntos clave del acuerdo nuclear e 2015, firmado entonces por Teherán y seis grandes potencias. EE.UU. se retiró del acuerdo en 2018 por órdenes de Donald Trump.

El nuevo acuerdo alcanzado por el OIEA e Irán quedará sometido a una revisión constante y podrá ser suspendido en cualquier momento. Pese a ello, Grossi lo describió como “un buen resultado, razonable [tras] consultas muy muy intensas” con los responsables iraníes. “Consideramos que la situación es grave, pero el OIEA continúa sirviendo a la comunidad internacional”, subrayó Grossi. “Por supuesto, para lograr una situación estable hará falta una negociación política, y eso no depende de mí”.

El director del OIEA realizó estas declaraciones tras dos días de reuniones en Teherán, donde se entrevistó con el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, y con el jefe de la Organización Iraní de la Energía Atómica, Alí Akbar Salehi.

Con información de Deutsche Welle

- Publicidad InText -