Cada 15 segundos fallece un trabajador y cientos de ellos sufren de un accidente. Lo peor de esto, es que naturalizamos los accidentes y los vemos como parte del trabajo.
  • Esta es una de las observaciones analizadas en un seminario organizado por la UNIR para reflexionar sobre la importancia de fomentar una cultura en seguridad y salud ocupacional en el Ecuador
  • Las líneas de discusión fueron sobre los nuevos modelos de prevención de riesgos laborales que surgen por la crisis sanitaria y económica y la importancia de contar con expertos en sistemas de gestión de calidad y PRL.

Destacados ponentes de España y Ecuador analizaron y reflexionaron sobre el valioso rol que tienen los expertos en sistemas de gestión de calidad en el Seminario ‘La cultura en seguridad y salud ocupacional: retos, desafíos y oportunidades para los expertos en riesgos laborales en Ecuador’.

En el evento organizado por la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y la Asociación de Profesionales en Prevención de Riesgos Laborales y Sistemas Integrados de Gestión (APPSIG), se abordaron temas como la salud ocupacional en el siglo XXI, los nuevos modelos de gestionar la prevención de riesgos laborales y los nuevos peligros derivados de la crisis sanitaria y las nuevas tecnologías.

El Seminario, que contó con tres ponencias magistrales, fue presenciado -vía telemática- por cientos de participantes de Ecuador.  El público pudo formular preguntas a los ponentes y se unió al debate al final, tras sus disertaciones. Fermín Torrano, director del Máster en Prevención de Riesgos Laborales de UNIR, fue el encargado de inaugurar y moderar el evento.

El Ecuador necesita nuevos modelos de prevención de riesgos laborales

Tras la inauguración del Seminario, se dio paso a las tres ponencias. En la primera participó el investigador y experto en Derecho del Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales, Guillermo García González.  En su ponencia sobre “La salud del siglo XXI: retos y oportunidades para la prevención de riesgos laborales” se refirió a los cambios que se han presentado en el lugar de trabajo derivados de la crisis económica, sanitaria y la hiperconectividad.

Según Guillermo García “las nuevas formas de trabajo han generado nuevos riesgos laborales. Ahora los expertos en sistemas de gestión de calidad y PRL deben tomar en cuenta también los aspectos psicosociales. Cada vez más se visibiliza la fatiga mental, el estrés y la depresión de los trabajadores. En la actualidad el estrés es el segundo problema de salud en el trabajo y los aspectos psicosociales representan el 50% de los riesgos laborales”, mencionó.

Además, añadió que los nuevos modelos de prevención deben tomar en cuenta los riesgos biológicos derivados del COVID-19 y los riesgos de salud provocados por la hiperconectividad en que la sociedad vive actualmente.

Tras su intervención fue el turno de Francisco Javier Tarín, responsable de Área del Servicio de Prevención y salud laboral de Metro de Madrid y experto en la implantación, diseño y auditoría del Sistema de Gestión de PRL. En su ponencia sobre “Los Sistemas de Gestión, la mejor defensa de la empresa” reflexionó sobre los peligros a los que están expuestos los trabajadores a diario y la responsabilidad que tienen las empresas en prevenirlos y generar condiciones de trabajo dignas”.

“Cada 15 segundos fallece un trabajador y cientos de ellos sufren de un accidente. Lo peor de esto, es que naturalizamos los accidentes y los vemos como parte del trabajo.  Nosotros en UNIR formamos a nuestros estudiantes para ser profesionales solventes y les enseñamos una serie de herramientas y disciplina que les permita crear una cultura empresarial de prevención. Queremos que sean agentes de cambio en las empresas”, resaltó.

Finalizada la intervención de Tarín, inició la tercera y última ponencia con la participación de Grether Real, coordinadora del grupo de investigación de Productividad, Seguridad, Salud y Ambiente (PSSA) de la Universidad Técnica de Manabí (UTM). Durante su ponencia “Los profesionales en SIG en el Ecuador: su importancia para el incremento de la Cultura en Seguridad y Salud Ocupacional” reflexionó sobre las condiciones precarias en las que laboran algunos trabajadores en Ecuador.

“En el país todavía existen empresas que no tienen una verdadera conciencia sobre la importancia que tiene la prevención de riesgos laborales y contar con expertos en esta área. Si contratan este personal lo hacen por cumplir con el marco legal, más no porque lo vean necesario. En cambio, hay otras que empiezan a darle importancia a la salud ocupacional solo cuando ha ocurrido un accidente. Con este escenario, lo que necesitamos en el país son empresas comprometidas con una cultura de prevención y que se anticipen a los riesgos que correrán sus trabajadores en sus labores diarias”, concluyó.

Confirmado.net

- Publicidad InText -