Andrés Arauz, candidato a la presidencia del Ecuador

En el proceso electoral más manoseado e irregular de la vida republicana, con vocales del CNE mandaderos de toda calaña de odiadores y maniobreros, para quienes la democracia es una niña desvalida, amenazada por acoso y evidentes violaciones; el pueblo volvió a imponer su voluntad electoral y ¡GANAMOS!, contra todo pronóstico de la partidocracia enquistada en los grandes medios privados de comunicación que le faltaron a la Ética, a la verdad, a la Deontología periodística para decir o callar lo que disponga la pausa contratada al precio de sicariato mediático. 

Todos contra el correísmo, que logró romper el cerco impuesto por la banca, el gobierno, la oligarquía y sus sirvientes. Las redes sociales, los medios alternativos de comunicación, la evidencia de obras extraordinarias, reivindicadas por el pueblo en forma espontánea, la invariable consecuencia y lealtad de la Revolución Ciudadana, pese a la demencial persecución y represión, reactivaron la conciencia y la memoria colectiva, para tomar hoy la bandera de la Lista UNO, porque nos negaron nuestro derecho a la participación política, arrebatándonos nuestro Movimiento original, impidiendo la legalización de tres proyectos partidistas sucesivos, con pretextos ridículos, como aquél de negarle al Viejo Luchador su esencia de inspirador y conductor de la Revolución Liberal. Mentirosos. Y todo por odio y amargura.

Se quedaron con el desprecio social, perdiendo el último vestigio de legitimidad. Sin embargo, pretenden privatizar el Banco Central del Ecuador con una ley chimba de carácter económico-urgente que acaban de enviar a la Legislatura. Allí les quiere ver el país, si siguen apoyando como lo han hecho en os últimos cuatro años, con leyes que destruyeron los derechos de los trabajadores, como la engañosa ley de ayuda Humanitaria. ¿Seguirán votando disciplinada y servilmente con el gobierno? Ahí les queremos ver; entonces, aténganse a las consecuencias, si aún no asimilan el último mensaje de las urnas.

El pueblo se dio el gusto de la revancha. Tanta distorsión de la verdad y los hechos, tantas mentiras y calumnias, tanta manipulación no obnubiló ni opacó la conciencia de la gente que ejerció su derecho a elegir separando la paja del grano. Lastimita, se les acabó el famoso “modelo exitoso” a los social y malcristianos. Enterraron en cartones el dolor de los pobres en el más triste momento de la pandemia. Para el 2023 está vacante la Alcaldía de la Perla. Hagan sus apuestas. Por lo demás…¡GANAMOS!… ¡Y volveremos a ganar!, pónganle a cualquiera. Es que la inmensa mayoría ya tomó su decisión y la volverá a ratificar. Les doy firmado.

Artículo firmado por Juan Cárdenas

- Publicidad InText -