Ocurrió en una planta de reciclaje de la región rusa de Ulianovsk. Ahora Kite vive como un rey tras ser adoptado por la ministra regional de medioambiente.

Confirmado.net / Europanews

- Publicidad InText -